María de Jesús Peters


HUIXTLA, Chis., a a 05 de septiembre 2021.- Tres agentes de la Guardia Nacional heridos y migrantes lesionados y niños perdidos, es el saldo que dejó esta mañana el operativo implementado por un combinado de fuerzas federales encabezado por el Instituto Nacional de Migración (INM) para desmantelar la cuarta caravana migrante, que el fin de semana partió de Tapachula cansados de la burocracia en el trámite de regularización migratoria y solicitud de refugio.
Eran las 5:30 de la mañana y los integrantes de la cuarta caravana migrante que pasaron la noche en una cancha de basquetbol de esta ciudad, se preparaban para continuar su camino al centro del país; cuando fueron sorprendidos por unos 300 elementos del Instituto Nacional de Migración y antimotines de la Guardia Nacional.
Llanto de niños y gritos de las mujeres que habían perdido a sus hijos, se escuchaba mientras policías sometían con patadas, golpes, jalones y empujones a los extranjeros, entre ellos menores y mujeres con sus niños en brazos, amparados bajo la oscuridad de la madrugada.
En medio del caos y desorden, unos 300 migrantes, de Haití, Cuba, Venezuela, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala, huyeron hacia el río Huixtla con fuerte corriente, las vías del ferrocarril y zona montañosa, hasta donde fueron perseguidos por los federales.