CIUDAD DE MÉXICO, 13 de enero de 2020.- Dentro de un féretro y evocando a su amiga Paola Buenrostro, la activista Kenya Cuevas encabezó este lunes una manifestación para exigir justicia por el asesinato de la joven transexual, ocurrido en septiembre de 2016.

Cerca de las 12 horas de este lunes, la activista salió de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), donde presentó una queja por falta de seguimiento a la recomendación emitida por el caso de Paola.

Se trata de la recomendación 02 del 2019 que hasta ahora, denuncia Kenya, no se ha cumplido.

Vestida en un traje negro brillante, la mujer transexual se metió a un féretro para bloquear el tráfico y visibilizar la lucha que mantiene desde hace 3 años.

Ahí, compañeras de Paola, transexuales, formaron una valla para impedir el paso de los automovilistas.

Sin embargo, en punto de las 13:15 horas, ambos sentidos fueron parados por las transexuales para exigir sean recibidas por la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, o la fiscal general, Ernestina Godoy.

Advierten que no se moverán hasta que sean recibidas en busca de un diálogo y justicia.