TAPACHULA, Chis.,19 de agosto de 2019.-Los migrantes en la Frontera Sur de México, se enfrentan a las redadas de migración, a los retenes en carreteras y al burocratismo de los tramites en la Comisión Mexicana de Ayuda Refugiados (COMAR) que no agiliza los procesos para obtener el asilo o protección del gobierno mexicano.

César Augusto Cañaveral Pérez, coordinador de la movilidad humana en Tapachula, aseguró que el tema de la migración, se mantiene una emergencia humanitaria porque toda la población extranjera se ha desplegado en la ciudad, buscando albergues y viviendas en rentas donde todos están hacinados.

Refirió que Tapachula, es la ciudad, que más migrante concentra, debido a que en el centro están las oficinas de la Comar, migración y de los apoyos que brinda la Acnur.

El también director del albergue belén, señaló que los albergues se encuentran sobrepoblados y sin el apoyo del gobierno, donde se encuentran a unas 300 familias con migrantes.

Ante el ingreso de familias grandes con niños, estos espacios se han visto en la necesidad de cambiar su propio reglamento, ahora albergan a los migrantes hasta que dura su proceso ante la Comar entre uno y cuatro meses.

La mayoría de los migrantes que se encuentran albergados son solicitantes de refugio, haitianos, hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y de otras nacionalidades que huyen por motivos de guerra.
Comunicó que las mujeres migrantes hacen hasta 14 kilos de maseca diarios para que se alimenten todos los extranjeros, mientras que a los menores se les compra frutas y a los bebes se les busca su leche.