GUADALAJARA, Jal., 14 de mayo de 2020.- Este 15 de mayo es Día del Maestro, pero este año, en lugar de festejar con descansos o reconocimientos, quienes ejercen la profesión de educar enfrentan uno de los mayores retos de la historia, dejar las aulas por clases en línea para las que no estaban preparados, y esto debido a la pandemia del Covid 19.

Acostumbrados a clases presenciales, donde existía interacción directa con los alumnos quienes hasta con sus gestos demuestran si entienden o no, los maestros de todo México tienen que adaptarse a las nuevas exigencias, sobre todo, a las nuevas tecnologías que suelen fallar, como explicó Lizbeth Rodríguez, quien da clases de Inglés y Español en una preparatoria particular.

“Este año siento que ha sido un reto enorme permanecer en la docencia, porque estábamos acostumbrados a nuestro ritmo de trabajo pero este año se vienen muchos retos nuevos con los cuales hay que solventar, estábamos acostumbrados a que nos dieran el día con paga, y este año no va a haber descanso, vamos a estar festejando la labor, se nos vienen bastantes retos, pero conlleva aprendizaje, aprender que esto será el futuro de la educación”.

Los profesores de México y Jalisco, como nunca en la historia se vieron en la necesidad de brincar de un día para otro y sin advertencia al uso de las tecnologías, con todas las complicaciones que ello conlleva, desde necesitar capacitarse hasta quintuplicar sus horas de trabajo, porque después de la clase en línea siguen las tareas, exámenes, calificar, demostrar asistencia y presentar testigos y justificaciones de todo lo que se decide, explicó Lizbeth, quien tiene cerca de 350 alumnos en diferentes grupos.

“Yo creo que se quintuplica el trabajo, porque cuando hablamos de sistemas de educación privada no es sólo atender tu clase, es atender después a los chicos que se desfasaron, a los que no tuvieron internet ese día, porque también los servidores de internet se están saturando, o atender al padre de familia que está molesto si tú no lo comprendes”.

Explicó que ya hay casos en escuelas particulares donde han despedido a maestros, sobre todo los que son mayores y no han logrado entender el uso de la tecnología pese a sus décadas de enseñanza.

También mencionó el problema que hay con el pago de las colegiaturas, porque cerca del 40 por ciento de los padres de familia no quieren o no pueden, unos porque consideran que la escuela no está teniendo gastos, lo cual es falso porque la nómina se sigue pagando, y otros porque se quedaron sin ingresos.

Lizbeth dijo que en este, el Día del Maestro, la profesión a la que se ha dedicado por más de una década y a la cual ama, lo que pediría de deseo sería que lo más pronto posible pudiera regresar a clases presenciales, porque extraña la dinámica, interacción cercanía y aprendizaje que ellas representan.

¿Quieres recibir la información más relevante del día en tu celular? Sólo dale clic al siguiente enlace CELULAR QUADRATÍN y envía la palabra ALTA