Como Dinamarca, menos los 107 mil muertos… Y Romo

San Lázaro: En México hay una epidemia peor que el Covid19, la que infecta de mentiras y esperanza sin fundamentos, la que ha enfermado al 60% de los mexicanos, según encuestas, 70% según el presidente, Es cuanto.

Vaya cinismo del presidente Andrés Manuel López Obrador, “no necesito cubre bocas”, dice, ni para poner el ejemplo en un país que la Organización Mundial de la salud pone de ejemplo, valga la redundancia, para advertir de la gravedad por la pandemia de Covid19.

Es claro que el presidente usa otros datos y otro lenguaje, dice que no estamos rebasados, dice que la pandemia está controlada, dice que no necesita cubre bocas y le dice eminencia a Hugo López Gatell, es otro lenguaje.

Aun que se enojen los adversarios, dijo el profeta en la mañanera, seguirá subiendo el vidrio de su camioneta en las giras, “…A mis adversarios no les gusta nada de lo que hacemos, pero sí tomo mis medidas, mi precaución, actúo de manera precavida”, ¡estamos salvados!

Hay que recordar que el presidente insiste en que la estrategia contra la pandemia no va a cambiar, lo ha dicho decenas de veces, si vamos bien para que cambiar y para los muertos por la pandemia la fórmula de atención es la misma que para los narcos: amor, unos serán recordados “con afecto y cariño” y para los otros “abrazos, no balazos”.

Apenas hace unos días se llevó a cabo la Reunión Nacional de Consejos Consultivos BBVA donde hubo un panel sobre COVID19, integrado por:

Dr. Guillermo Torre, Rector del TEC Salud; Dr. Francisco Moreno, directivo del Hospital ABC y Sr. Ernesto Rimoch de laboratorios Liomont.

Las conclusiones en esa reunión fueron:

1) La pandemia NO está controlada

2) México no está en rebrote, nunca han dejado de crecer los contagios.

3) Mortalidad/ habitantes la Mexicana de las más altas del mundo.

4) Somos de los Países que menos pruebas hacemos.

5) Somos de los países con mayor número de fallecidos.

6) Se estima disponibilidad de vacunas hasta enero 2021.

7) Aún no hay cura/medicina para la enfermedad. Hay medicamentos que ayudan en etapas tempranas del contagio

8) Hoy la única y mejor arma la PREVENCIÓN, que es cubrebocas/ sana distancia/ lavado de manos/ evitar concurrencia a lugares con concentración de personas.

9) Necesario México cambie estrategia de manejo de la pandemia.

Son otros datos, los que no llegan al presidente.

Uno a uno se han ido sus colaboradores, secretarios de Estado y miembros del gabinete ampliado se han ido, son quienes han cometido el pecado de usar otro lenguaje y aceptar datos, diferentes a los del profeta, aunque reales

A dos años de gobierno, de los cuales 22 meses presentan crecimiento negativo, abandona a López Obrador uno de los artífices de la crisis económica que se vive en el país, el empresario Alfonso Romo, único enlace conocido del presidente con los de antes, con la mafia del poder: los empresarios.

Y más mentiras, que lamentablemente son creídas por un gran número de seguidores de López Obrador: “Alfonso Romo dejará la coordinación de la presidencia, pero seguirá siendo mi principal enlace con el sector privado”, más mentiras.

Con un cinismo que avergüenza hasta a los extraños agrega “Lo cierto es que fue funcionario público solo por tratarse de nosotros”, ahora sabemos que fue para evitar más daño al sector empresarial, con no mucho éxito.

El cierre fue aún más ingenuo: “Convenimos que estaría 2 años y se cumplió el plazo”. Por favor, hay que aceptar los errores para aprender, hay que saber perder para saber ganar, bueno eso dicen en un mundo muy, pero muy extraño para el presidente de México.

Y ni qué decir del experto, científico y eminencia el ​​​​​​​subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, otro maestro del engaño, quien lleva a cuestas 107 mil 565 muertos en por el Covid19 y sigue negando la utilidad de cubre bocas, para, eso sí, cubrir al profeta.

“Su eminencia” está ahora peleando el protagonismo para la aplicación de la o las vacunas contra el Covid19 con el canciller Marcelo Ebrard y el ex rector de la UNAM y embajador de México ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente.

Con esa meta esperemos el próximo martes 8 de diciembre a un López Gatell sumido hasta las rodillas ante su jefe y los titulares de las secretarias de Defensa y Marina, el general Cresencio Sandoval y el almirante Rafael Ojeda, respectivamente, quienes seguro son protagonistas en su plan de recepción, almacenamiento, traslado y aplicación que se presenta ese día en Palacio Nacional.

Para entonces habrá más de 110 mil muertos por el virus en México.

Sin embargo, hay una epidemia más grave en México, que infecta con ignorancia y mentiras al 60% de los mexicanos, según una encuesta del periódico El Universal, 70% según los datos de López Obrador.

Esa también mata, esa nos afecta a todos, al 100% de los mexicanos, en esta ya hay 64 millones de víctimas, mexicanas y mexicanos, infantes y adultos, a quienes no les alcanza para comer, para comprar una canasta básica.

Y el profeta apuesta su credibilidad a esa encuesta:

“… ¿cómo se llama el instituto este?, el de la transparencia, que yo entregue la encuesta, de una vez se las voy a poner aquí, la voy a subir, o sea, ¿para qué vamos a andar esperando?”.

En las elecciones de julio de 2018 López Obrador obtuvo el  54.7 por ciento de los votos válidos, a dos años de acuerdo con el estimado de encuestas de Oraculus, llega al término de su segundo año de gobierno con una aprobación del 62%.

Según El Financiero, la aprobación ciudadana al presidente López Obrador pasó de 59 a 64% entre octubre y noviembre, y la desaprobación al mandatario bajó de 38 a 33%.

Y presumió en la mañanera de esa aprobación “hasta en las de los periódicos conservadores, los que no nos quieren, el periódico del señor Junco, el periódico del señor Juan Francisco Ealy Ortiz, El Universal, ese trae campaña en contra de nosotros”.

Para este virus no hay vacuna, ni siquiera una oposición fuerte, ni un nuevo liderazgo, para esta epidemia no se ve la cura, por más que los virus y la violencia ejecute a cientos de miles de mexicanos; por más que se hunda la economía y aumente la pobreza.

Ojala no lleguemos con tantos enfermos de “esperanza sin datos” a las elecciones de 2021 y que la gráfica alcance su cúspide en los primeros meses del próximo año para iniciar una recuperación en “V” invertida, diría su eminencia, López Gatell.

San Lázaro será que este diciembre de 2020 tendremos la vacuna contra el Covid19, o tendremos que esperar a que el profeta se decida por un campeón para que llegue esa medicina a la gente.

Saludos y Muchas GraciasErnesto Zavaleta–