Los dilemas de la 4-T: transición

pactada o transición revolucionaria

Al terminar el primer tercio del sexenio autodenominado como de Cuarta Transformación (4-T), cuando menos tres pendientes fundamentales requieren de una solución inmediata: definir si es transición pactada o una ruptura revolucionaria, reformar la Constitución para perfilar las características del nuevo Estado y construir sus aliados de clase frente a la resistencia empresarial.

Lo que ha quedado claro estos dos años ha sido la certeza de que no puede haber transformación de sistema/régimen/Estado con los actores del viejo modelo de funcionamiento político de la estructura de poder del PRI, del PAN y del PRD.

Pero en estos dos años se ha visto que la 4-T carece de pensamiento político nuevo, de liderazgos ideológicos sólidos y de bases-clases sociales reorganizadas. La desaparición del modelo de contratación por outsourcing o subcontratación, por ejemplo, exige de manera previa la construcción de un sindicalismo de clase militante, ideológico y articulado a un partido de clases. Ahí, y sólo ahí, se podría entender la reforma como parte de una 4-T; sin embargo, parece que seguirá el viejo sindicalismo modelo CTM ya liquidado, sin dinamismo, sin ideología y subexplotador de la clase obrera desideologizada y diríase que hasta lobotomizada.

Los dos primeros años del sexenio se han aprovechado para realizar reformas en acto de comportamientos del régimen priísta, pero sin aterrizar en nuevas prácticas más nerviosas en lo político, ideológico y productivo. Los avances en lucha contra la corrupción han dado recursos adicionales al presupuesto, pero no han modificado las relaciones de poder ni de producción. Sin la reorganización de las clases productivas funcionales al proyecto de la 4-T, las posibilidades del sexenio se irán desinflando en crisis sucesivas de expectativas.

El papel clave del segundo tercio del sexenio estará en Morena, aún movimiento de movimientos, de manera peligrosa en la orilla de la tribalización y pieza apetitosa para el viejo priísmo representado por Porfirio Muñoz Ledo, el gran maestro del trapecio ideológico regresivo. Morena tardó el renovar su dirigencia, perdió tiempo político histórico con la trivial presidencia de Yeidckol Polevnsky y está obligando a Mario Delgado a construir sobre la marcha un verdadero partido de clases y de masas.

Las elecciones del 6 de junio del año próximo definirán el destino histórico de Morena: una estructura de distribución del poder entre tribus o un partido político de bases sociales activas en lo ideológico y dinamizadas por proyectos y no por programas asistencialistas. La principal tarea partidista será reorganizar las clases productivas en un esfuerzo similar –y por tanto mayor– al del presidente Lázaro Cárdenas cuando configuró las clases productivas en sectores-pilares del Partido de la Revolución Mexicana.

La política práctica, la política de masas y la política de sistema se mueve por la organización de clases; los movimientos de masas sólo apuntalan decisiones, pero no deciden estructuras. Y la reorganización del PRI con el apoyo del PAN, el PRD y el sector privado se presenta como el adversario histórico de la 4-T.

En este sentido, a la 4-T le ha llegado la hora decisiva de requerimientos básicos: un verdadero partido político de masas y de clases, un cuerpo ideológico integrado de política de desarrollo y una reforma integral del Estado para liquidar el viejo orden económico creado por el neoliberalismo salinista. Sin estas condiciones, la 4-T quedaría atrapada en las contradicciones de los juegos palaciegos y callejeros del poder y el 2024 podría regresar el viejo priísmo muñozledista del oportunismo demagógico disfrazado de corriente critica 2.0… y pirata.

Y si se quiere encontrar un camino novedoso entre la transición pactada o la ruptura revolucionaria, casos similares encontraron el camino de la ruptura pactada.

-0-

Política para dummies: La política se define por las grandes decisiones, no por las pequeñas sumas de justificaciones.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

[email protected]

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh 

—30—