PACHUCA, Hgo., 4 de junio del 2021.- Asignación de cargos y mandos a discrecionalidad, pésimos salarios, actos de intimidación como la filtración de los resultados de control y confianza, junto a advertencias claras de cambios tras los incidentes del martes pasado, son algunas de las quejas que imperan entre integrantes de la Agencia de Seguridad del Estado de Hidalgo que hoy se manifestaron en Palacio de Gobierno en contra del secretario de Seguridad Pública Mauricio Delmar Saavedra.

Después de una marcha que inició en las inmediaciones del estadio Revolución rumbo a la entrada de la sede del Ejecutivo Estatal sobre avenida Madero, más de una centena de miembros de la ASEH junto a sus familiares, exigen una repuesta a sus demandas ante las precarias condiciones en las que laboran desde hace años como efectivos de seguridad pública.

Dentro de los puntos que ahora ponen en la mesa al gobierno estatal es el alza de salarios el 100 por ciento, ya que argumentan entre los quejosos, algunos de estos rondan en los 2 mil pesos, lo cual es insuficiente ante el incremento de la canasta básica y combustibles. También exigen este mismo incremento para compañeros jubilados, junto al aumento de las prestaciones a las cuales tienen derecho. Dentro de las quejas más fuertes está la de posible corrupción dentro de la corporación en asignación de cargos, ya que algunos de los efectivos llevan de 10 hasta 25 años en servicio y jamás se les ha dado la oportunidad de subir en el escalafón. Mientras aseguran, otros integrantes ya son inspectores o poseen un cargo más alto en tan sólo un par de años de estar en funciones, de tal modo les genera insatisfacción y perspicacia de que esté otorgamiento de grados se alcance con dádivas o por complacencia de las autoridades. Amenazas Al preguntar de posibles amenazas de altos mandos ante la inconformidad y la manifestación de este viernes, uno de lo voceros, Francisco Javier Sánchez del Real acentuó que parte del hostigamiento por su queja, hoy se vio reflejado con la filtración de los resultados de su examen de confianza, que lo pone a él y cuatro compañeros más bajo la categoría reprobatoria, información que de antemano es confidencial y que tuvo que salir de la Secretaría o de la Agencia, por lo cual calificó esto como la primera represalia contra ellos a fin de descalificarlos. Otras de las advertencias se las dieron el pasado primero de junio, el día del enfrentamiento entre policías y manifestantes de Xuchitlán, cuando el comisario Uriel Moreno Castro amenazó con realizar cambios, aunque atribuyen esto a que ya tenía conocimiento de la movilización de inconformes. A su vez, se precisó que en caso de que les den largas a sus demandas o una negativa, los policías están dispuestos a ir a huelga, mientras que se dejó ver que también están en la posibilidad de no trabajar en las tareas de seguridad y vigilancia en los comicios electorales de este domingo en Hidalgo. Quadratín Hidalgo buscó al secretario de Seguridad Pública de Hidalgo, Mauricio Delmar Saavedra para que emitiera su postura en torno a estas acusaciones, pero no hubo respuesta, bajo el argumento de que ya estaban dialogando con los inconformes el palacio de gobierno.