GUADALAJARA, Jal., 18 de diciembre de 2021.- Este sábado 18 de diciembre se cumple un año de que el ex gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz fuera asesinado en Puerto Vallarta, y sus familiares y amigos tienen sentimientos encontrados, entre el cariño aún presente por quien se fue demasiado pronto, hasta la impotencia por un crimen que sigue impune.  Desde el martes de esta semana comenzaron una serie de actividades y homenajes para recordarlo por su obra y legado, y no por su muerte, anunciaron sus seres queridos.  Comenzaron con un memorial en la Plaza Guadalajara, después, el ayuntamiento tapatío le rindió un homenaje solemne, el jueves en la tarde hicieron lo propio en la sede el PRI y terminaron el sábado con una misa en el templo de Nuestra Señora del Inmaculado Corazón en la colonia Independencia, donde vivió su niñez y juventud.  Como un hombre siempre alegre, entusiasta de la vida, apasionado de la buena comida, la música y el tequila, un soñador incansable quien fue presidente municipal de Guadalajara cuando apenas tenía 35 años y antes de los 40 era gobernador de Jalisco.  Sus padres, Leonel Sandoval y Sagrario Díaz dijeron que lo que más extrañan son sus visitas, su risa y empatía.  “Lo que más recuerdo de mi hijo es su humildad y su deseo de trabajar por los más necesitados”, señaló su mamá  “Desde niño era muy inquieto, siempre organizaba los eventos con los niños, y siempre preocupado porque todos participaran, todo nos preguntaba, todo quería saber”, afirmó su padre Leonel, quien insistió en que su hijo estaba muy orgulloso de Jalisco y deseaba que su legado se practicara con el ejemplo en el servicio desde todos los niveles.    “Incluso un año después de salir del gobierno, llenaba dos, tres camionetas de despensas, las mandaba al Zalate, a la Ferrocarril, él no quería que se supiera, pero era su preocupación por Jalisco, no tenía enemigos, diario andaba solo”.   Por cierto, su madre, la señora Sagrario Díaz, así como la regidora del PRI, Sofía García, el diputado Hugo Contreras externaron su inconformidad en diferentes momentos porque el asesinato del exmandatario sigue impune al no existir personas detenidas.  UN BUEN ESPOSO  Su compañera de vida y madre de su hija Giovanna, Lorena Arriaga compartió un emotivo mensaje en la Plaza Guadalajara, en el corazón del Paseo Fray Antonio Alcalde, que fue uno de sus grandes sueños como presidente tapatío y que concluyó como gobernador.  “Sonriente, noble y soñador, soñó desde niño que sería alcalde de su ciudad, le gustaba que la gente a su alrededor fuera feliz, tenía esa habilidad de hacer sentir bien a todos, de hacerlos sentir especiales, en los casi 24 años que estuve a su lado a mí y a su hija nos entregó todo y nos hizo muy felices, agradezco su amor, su protección y su compañía”.  A pregunta expresa de Quadratín Jalisco, dijo que lo que más recuerda a un año de su partida es su sonrisa y lo que más extraña son sus consejos y su alegría perpetua porque murió siendo muy feliz.  UN GRAN AMIGO  Uno de sus colaboradores más cercanos, quien fuera su jefe de Gabinete, Alberto Lamas recordó que fue un hombre visionario y buen amigo.   “Primero fue mi amigo, después se convirtió en mi compadre, después en mi hermano, extraño su presencia y su alegría, siempre estaba contento, era cálido y se preocupaba por los demás”.   Sostuvo que su amigo jamás manifestó tener miedo de algún ataque, nunca buscó protegerse y siempre se mostró confiado.  Contó como anécdota a Quadratín Jalisco que vivió intensamente, “es más, cuando viajábamos, llegaba dos minutos antes de que cerrarán las puertas del avión, así era su vida”.  Alberto Lamas confesó que sí le tocó verlo enojado algunas veces y eso ocurría cuando la gente no era sensible con las necesidades de los otros o cuando los funcionarios no trabajaban lo suficiente para dar resultados.  Quien fuera secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial durante su administración estatal, Magdalena Ruíz Mejía dijo que lo recuerda con mucha gratitud, pero también tristeza  “Fue una persona excepcional, una gran pérdida para todos, extraño su espontaneidad, su respeto, su capacidad de aceptar críticas, fue un privilegio haber trabajado con él”.   Por su parte, quien fuera Fiscal en el mismo gobierno estatal, Eduardo Almaguer dijo que lo que más recuerda de él fue su sensibilidad con la gente, su interés en los temas sociales, y consideró que la justicia en este caso aún está lejos.  “Me parece que ha quedado muy claro en la expresión puntual de las autoridades que falta un proceso en la detención de quien ellos señalan como responsables materiales y que permita saber las razones de quienes de manera cobarde atentaron en contra de él”.  El coordinador de la bancada del PRI, Hugo Contreras insistió en que la familia, los amigos merecen claridad y justicia, que detengan a los delincuentes, aunque existan líneas de investigación.  “Hacemos enérgicamente un llamado para que se aplique y se castigue a los responsables del asesinato del ex gobernador Jorge Aristóteles Sandoval y de muchas otras personas que también han perdido la vida por la delincuencia organizada en este estado y en este país”.