TABAK, Chis., a 16 de mayo de 2019.- A 15 días de que efectivos del Ejército Mexicano, retiraron su destacamento militar en la comunidad de Cocó, aumentaron las acciones y presencia de hombres armados

En este mismo periodo, secuestraron y mataron al Síndico Municipal, Ignacio Pérez Girón y se intensificaron los ataques a las comunidades indígenas de Aldama

De día y de noche, las agresiones contra Cocó, Tabak y Xuxchen siguen, las huellas de la violencia se observan en las casas de los indígenas tzotziles, quienes temen por su vida

El dueño de la casa, en donde vivían los soldados y policías estatales, Feliciano Lunes Ruiz confirma: “tiene dos semanas, que se fueron”

En el interior dela casa, dejaron solo basura, revistas, botellas de agua, cartones que utilizaban para dormir

Al frente de la pequeña habitación, se observa los impactos de armas de fuego. Algunos de los orificios, encerrados en círculos. Más adelante costales llenos de tierra para evitar ser alcanzados por uno de los proyectiles. Ahora los patrullajes para inhibir la violencia es esporádico

Los pocos niños que hay en esas comunidades, enclavadas en las montañas de Aldama, observan con curiosidad y miedo detrás de las improvisadas puertas

Son los mismos niños, que desde hace más de un año, ya no van a la escuela. Ya no lloran, ríen, ni juegan en las polvorientas calles, con los pies desnudos, en donde antes se divertían con juguetes de palo y muñecas de trapo

Quadratín Chiapas recorrió, las montañas de Aldama, en donde se observa una hiriente miseria

El agente municipal, Lorenzo Pérez Jiménez admite, que Rutilio Escandón Cadena no ha hecho nada para garantizar el retorno de la paz y tranquilidad

Este jueves 16 de mayo a las 7:40 horas, se escucharon las últimas detonaciones en Xuxchen, una comunidad con presencia de simpatizantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional