SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis., a 19 de noviembre del 2017.- El obispo Felipe Arizmendi Esquivel, señaló que es preocupante tanta balacera por el conflicto de límites de tierras entre los municipios de Chenalhó y Chalchihuián.”Ojalá que no desemboque en cosas peores”. En rueda de prensa tras la homilía, aseveró que el padre Sebastián López y Manuel Pérez, asignados en esas parroquias, están tratando de ver que no se haga más fuerte la violencia. “En segundo lugar hacer oraciones con los principales, los tradicionales, mayordomos. Pero en tercer lugar estamos en comunicación con la Secretaría de Gobierno para insistir de que se ponga fin a este problema que ya lleva más de 40 años. Son límites que hizo entonces la llamada Secretaría de la Reforma Agraria, pero que son límites mal puestos, mal colocados por eso ha provocado mucha división, mucho enfrentamiento entre los propios indígenas. Ojalá que no se llegue a la violencia, nuestra mayor preocupación es tanta balacera, quema de casas, robo de cosas, eso es muy preocupante y esperemos que no desemboque en cosas peores”.