CIUDAD DE MÉXICO, 12 de octubre de 2020.- Fue por burocracia que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) tardó cinco días para emitir una alerta por el robo de medicamentos oncológicos. De acuerdo a su comparecencia en conjunto con el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, el titular de la Cofepris, José Alonso Novelo Baeza, explicó a los senadores de la Comisión de Salud el procedimiento para darse la tardía alerta sanitaria.  A pregunta expresa de la senadora del PRI, Sylvana Beltrones, secretaria de esta instancia legislativa, Novelo Baeza abundó: “sucede el robo y se implementan inmediatamente seguras medidas de seguridad para denunciar el caso ante las autoridades competentes como lo es la Fiscalía General de la nación, ahí se integra el expediente, se identifica el número de piezas, el tipo de medicametos, el marbete para darle seguimiento y luego se nos comunica a nosotros todo ese proceso y Cofepris cumple entonces con la alerta sanitaria que emitimos el día sábado”.  El 10 de octubre pasado, la Comisión emitió una alerta sanitaria por el robo de medicamentos destinados para el tratamientos de niños con cáncer. La Cofepris explicó que fue notificada el 7 de octubre sobre un robo ocurrido en las instalaciones de la empresa Novag Infancia, S.A. de C.V., de diversos productos, entre ellos medicamentos oncológicos fabricados por la empresa Laboratorio Kemex, S.A., y distribuidos por la citada empresa. En los productos reportados como robados, alertó que no se garantiza la calidad y seguridad de los medicamentos, ya que se desconocen las condiciones de almacenamiento y transporte. Además, deben ser recetados y aplicados bajo la supervisión y control de los profesionales de la salud. Las 37 mil 956 piezas sustraídas fuero DAUNORUBICINA, FLUOROURACILO, OXALIPLATINO, DACARBAZINA, MITOMICINA, ETOPOSIDO, IDARUBICINA, OXALIPLATINO, CICLOFOSFAMIDA, CICLOFOSFAMIDA y EPIRUBICINA. Al público en general, advirtió que los medicamentos oncológicos referidos son para uso exclusivo del sector salud por lo que no pueden adquirirse en farmacias particulares, hospitales privados o a través de internet y redes sociales. Respecto la farmacovigilancia, el titular de Cofepris denunció ante la Comisió de Salud del Senado de la República que al inicio de la actual administración pública federal estaba reducida a una plataforma propiedad de la empresa privada Profarma. Por ello, se dieron a la tarea de recuperar la farmacovigilancia del país hasta ponerla donde se encuentra actualmente y donde debe de estar, en Upsala, Suecia, llevando reportes día a día sobre medicamentos y alertas sanitarias a través de la plataforma de VigiFlow.