Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadratín Chiapas

De Primera Mano/Rodulfo Reyes ¿A lo que sigue?

Rodulfo Reyes/Quadratín Chiapas
 
| 11 de julio de 2018 | 9:50
 A-
 A+

Además de la esperanza que representa para los tabasqueños el triunfo de Morena y Andrés Manuel López Obrador en el país y el estado, ¿qué sigue después del 1 de julio? Penosamente continuará la política de proyecciones personales por el perfil de algunos ganadores en la jornada de hace dos domingos.
Verbigracia, columnas políticas de la capital del país aseguran que la mandataria electa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se ha convertido en la primera presidenciable de 2024 por la naturaleza de su encargo.
Los analistas siempre han advertido que la sucesión comienza en el momento mismo que un mandatario rinde protesta. En este año pareciera que se está adelantando el proceso: al tabasqueño aún no le expiden su constancia como presidente electo y ya los opinadores están soltando nombres de los virtuales gallos a sucederlo.
En Tabasco el escenario no es mejor: muchos de los políticos que salieron airosos en las votaciones de hace diez días, en realidad compitieron por un cargo diferente al que anhelaban originalmente.
Para entender este escenario, veamos dos casos: Evaristo Hernández Cruz, alcalde electo de Centro, y Juan Manuel Fócil Pérez, senador electo.
Ambos, en su momento, buscaron la gubernatura, mas como enfrentaron obstáculos, exploraron otra salida para mantener viva la llama de la esperanza para concretar su aspiración.
Tanto Evaristo como Javier May Rodríguez pretendieron abanderar al partido de López Obrador en la jornada por la Quinta Grijalva. El alcalde con licencia de Comalcalco fue postulado a la Cámara Alta.
En el PRD Fócil Pérez peleó con uñas y dientes la nominación que recayó en Gerardo Gaudiano Rovirosa.
Al senador electo es a quien mejor le fue, ya que aseguró un escaño por seis años. Los demás tiradores por Plaza de Armas perdieron: Jaime Mier y Terán Suárez cayó en la elección por la presidencia municipal; y el legislador plurinominal José Antonio de la Vega Asmitia no logró llegar por la misma vía a la Cámara de Diputados federal.
Debido a que solo él obtuvo una posición, Fócil Pérez es desde ahora un fuerte aspirante al Ejecutivo dentro de seis años; vaya, su situación es de privilegio: el suyo es el principal cargo de elección en poder del partido en el gobierno.
El caso de Evaristo es especial: busca la Quinta Grijalva desde 2012, entonces bajo las siglas del PRI; doblegado ese año por Jesús Alí de la Torre, en 2015 quiso mantenerse actual para volverla a buscar en 2018, pero perdió la alcaldía en su última incursión electoral como priísta.
Político rebelde, Hernández Cruz cobró vigencia este año: desde la Plaza de la Revolución mantendrá el aliento para 2024.

PALABRAS MAYORES…

COMO SI EL punto de visto de la opinocracia contara, se hace cada desfiguro en el tema del gabinete. Un día sí y el otro también se suelta cada lindeza para sorprender al dream team del mandatario electo Adán Augusto López Hernández. En redes sociales y grupos de Whatsapp a diario se lanzan “desplegados” en apoyo de tal o cual interesado en el virtual equipo de gobierno. Que este reportero recuerde, en 31 años de ejercicio es la primera vez que surgen “manifestaciones” de solidaridad hacia algunos personajes. Seguramente el destinatario de tales “muestras espontáneas” de apoyo debe estar desternillándose por las ocurrencias que lindan en el oportunismo.
EL PRESIDENTE ESTATAL del PRD, Darvin González Ballina, aseguró ayer que no va a renunciar al cargo.