Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadratin Chiapas

De Primera Mano/Rodulfo Reyes

Rodulfo Reyes/Quadratín Chiapas
 
| 07 de noviembre de 2018 | 5:42
 A-
 A+

En medios digitales que simpatizan con Morena han comenzado a candidatear al gobernador electo Adán Augusto López Hernández para que sea abanderado presidencial en 20024. Pero más allá de la buena intención de sus seguidores, lo cierto es que el tabasqueño es uno de los siguientes mandatarios estatales más cercanos a Andrés Manuel López Obrador.

La prueba es que desde antes que asuma como presidente de México, AMLO ya confirmó que asistirá a su toma de protesta el 31 de diciembre, cuando Adán Augusto se convertirá en el primer gobernador choco en ser amigo de verdad de un mandamás del país.

Entre otras cosas, las calamidades que ha padecido el Edén obedecen a que desde 1988 a la fecha los jefes del Ejecutivo local han estado distanciado de los titulares del Ejecutivo federal:

El 28 de enero de 1992, el presidente Carlos Salinas de Gortari destronó a Salvador Neme Castillo, quien solo gobernó tres años, comenzando entonces una etapa de oscuridad para el estado.

De 1992 a 1994 el mandatario interino fue Manuel Gurría Ordóñez, quien, a pesar de pertenecer al grupoAtlacomulco, del profesor Carlos Hank González, su mentor, no logró atraer la inversión federal que necesitaba Tabasco para su despegue.

En 1994, Roberto Madrazo Pintado le ganó a López Obrador, que por segunda vez buscaba la quinta Grijalva, pero el enfrentamiento con el actual presidente electo le valió distanciarse con el primer mandatario Ernesto Zedillo Ponce de León, quien no logró destronar al tabasqueño como parte de una negociación con el PRD que incluía las gubernaturas de Tabasco y Chiapas; solo cayó el chiapaneco Eduardo Robledo.

Apuntalado por la nomenclatura priísta, Madrazo se mantuvo firme en Plaza de Armas, pese a los intentos del gobierno federal de entregarle su cabeza a AMLO, entonces activo del sol azteca y ya uno de los principales líderes opositores del país.

En 2000-2001 Enrique Priego Oropeza solo tuvo tiempo para zurcir el tejido social de Tabasco, maltrecho de tanto enfrentamiento político.

Manuel Andrade Díaz, de 2001 a 2006, lidió con el panista Vicente Fox Quesada en Los Pinos, y aunque la economía estatal no se contrajo, tampoco logró que la federación resarciera al Edén por el oro negro que se lleva de sus entrañas.

Hasta hora, quizá el más trágico sexenio para Tabasco haya sido 2006-2012, pues Andrés Granier Melo llegó sin experiencia (solo había sido presidente municipal de Centro) y su equipo de trabajo lo integró con familiares y amigos, que tampoco tenían conocimiento en administración pública.

Arturo Núñez Jiménez, que concluye en dos meses, aunque prefirió no romper con el presidente Enrique Peña Nieto, nunca concitó el apoyo federal para sacar de su rezagado de décadas a la tierra de Carlos Pellicer Cámara.

Por eso Adán Augusto asumirá el último día de este año en las mejores condiciones, en una situación que hace un año nadie se hubiera imaginado: no solo es amigo cercano sino también paisano del próximo presidente de México.

En 2019 en Tabasco serán invertidos 135 mil millones de pesos: 50 mil millones para el arranque de la refinería ubicada en el puerto de Dos Bocas, en Paraíso. Los otros 70 mil millones serán para reactivar la industria petrolera.

Vaya, ayer el próximo gobernador anunció ayer en Macuspana que el municipio del que es oriundo AMLO tendrá el año venidero una derrama de 40 mil millones de pesos para su desarrollo.

Durante una gira de trabajo por ese municipio, López Hernández estuvo en

el acto en el que se dio el banderazo de salida a 20 nuevos patrullas para combatir la inseguridad, que fueron gestionadas por el alcalde Roberto Villalpando Arias, según dijo aquel.

Acaso por esa cercanía a Adán Augusto ya se le encarta en la siguiente carrera presidencial.