CIUDAD DE MÉXICO, 7 de noviembre de 2019. — El Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) será una versión corregida y aumentada de lo que fue el Seguro Popular, según el presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

Este miércoles, familiares de niños y adolescentes con cáncer se manifestaron en las inmediaciones del Senado de la República, ante la preocupación que existe por la transición del Seguro Popular al Insabi.

Al respecto, el Primer Mandatario explicó en la conferencia matutina de este jueves en Palacio Nacional, que no deben alarmarse puesto que no habrá cambios que vulneren la atención a los pacientes.

“No cambia nada, el que tiene servicios médicos del llamado Seguro Popular va a seguir recibiendo atención igual, y se va a mejorar inclusive, el servicio… continúa igual, es un período de transición, lo que se va a procurar es que se fortalezcan cuatro acciones”, expresó.

“Que nadie se alarme, si hay dudas, se da toda la información y a nadie le va a faltar la medicina, al contrario van a haber más medicamentos”, afirmó el Presidente desde el Salón Tesorería.

Recordó el enfoque de cuatro acciones a reforzar con el Insabi: que no falten medicamentos; que se cubran las plazas de médicos, especialistas y enfermería; basificar a los empleados; y mejorar la infraestructura del sistema público de salud.

“En el Seguro Popular se limitaban el número de medicamentos, había algo que se llamaba cuadro básico, no estaban todos los medicamentos, por eso sostengo que ni era seguro ni era popular, entonces medicina, todas las medicinas de manera gratuita a población que no tiene seguridad social, población abierta que es la mitad de la población del país y son los más  necesitados”, reprochó.

“Había mucha corrupción, se entregaban los fondos y se usaba el dinero para otras cosas, no para los programas de salud, es atención universal, el derecho a la salud es un derecho universal, está consagrado en el Artículo 4 pero era letra muerta”, agregó.

López Obrador aprovechó para señalar que en anteriores administraciones creció más el número de trabajadores administrativos que el número de médicos “en desproporción”, en el sistema de salud pública.

“Siguen habiendo como 6 mil u 8 mil trabajadores para censar, para apuntar a los derechohabientes al seguro popular, ese era su trabajo, mientras, se carecía de médicos en centros de salud y hospitales, entonces todo esto es lo que estamos haciendo”, dijo.

“Claro que hay desconcierto como en otras cosas, lo que pasaba en el Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), todo el presupuesto se lo llevaban para el sector privado y no se destinaba el presupuesto para investigación para universidades públicas, todo era para el sector privado, no se hacía investigación, incluso se bajó de nivel, en vez de avanzar en materia de ciencia y tecnología retrocedimos por la corrupción por eso la campaña en contra de la directora, algo parecido en Salud”, aseguró.