OAXACA, Oax., 30 de noviembre de 2019.- José vendía tortas y dulces a sus compañeros del Centro de Bachillerato Tecnológico, Industrial y Servicios (CBTIS) número 107, en Tuxtepec, Oaxaca.

Como en muchas escuelas de todo el país, José era de esos muchachos que, ante la falta de recursos, venden alimentos a sus compañeros para ayudarse con sus gastos escolares.

José sacaba entre 60-80 pesos vendiendo las tortas de carne polaca y dulces a sus compañeros, dinero que le servía para sus gastos en la escuela.

Sin embargo, esta práctica fue mal vista por el jefe del Departamento de Servicios Escolares, quien sancionó al joven expulsándolo de la escuela e impidiéndole continuar con sus estudios.

De acuerdo con El Piñero de la Cuenca, el pasado viernes 22 de noviembre jaloneó del brazo al estudiante de quinto semestre para expulsarlo del plantel al encontrarlo vendiendo sus productos.

El lunes 25 de noviembre, fue citado junto con su madre, para imponerles un acta administrativa por la venta de comida, sin embargo, estos se negaron a firmarla debido a que en ningún momento les presentaron el reglamento escolar.

Por tal motivo, a José le truncaron sus sueños y ganas de seguir estudiando su bachillerato, al menos momentáneamente…

El caso de José Cruz se hizo viral en redes sociales.

Los internautas mostraron su descontento e incluso se hablaba de llevar el caso a Derechos Humanos.

Entre todas las ideas y propuestas, un colegio particular alzó la voz y ofreció ayudar al joven a continuar con sus estudios.

La Preparatoria Carlos Fuentes, de Tuxtepec, lanzó una convocatoria el pasado 28 de noviembre en redes buscando al joven José para ofrecerle una beca completa en sus instituciones.

Hasta este sábado, José no ha respondido en la plataforma digital a la Preparatoria que le ofreció ayuda.

De acuerdo con el joven, el director del CBTIS le ofreció disculpas y se comprometió a levantar un acta contra el jefe del Departamento de Servicios Escolares.