CIUDAD DE MÉXICO, 21 de abril de 2019.- El país asiático de Sri Lanka vive una tragedia. Al menos 207 personas han perdido la vida y se han contabilizado unos 450 heridos por una serie de ocho explosiones en templos y hoteles de lujo.

La mañana de este domingo, tiempo del Centro de México, trascendió por agencias internacionales que estos ataques terroristas son considerados los más sangrientos desde que terminó la guerra civil en ese país insular de Asia, ubicado en pleno golfo de Bengala.

El ministro de defensa nacional en Sri Lanka, Ruwan Wijewardene, ha impuesto el toque de queda nocturno tras la serie de atentados calificados como terrorismo.

Advirtió que otros grupos extremistas podrían aprovecharse de la trágica situación, y crear más tensiones innecesarias entre las comunidades: “No le des a los extremistas una voz.

No ayudes a hacerlos mártires”, enfatizó en un mensaje a los habitantes y a los medios de comunicación.

“Hoy nuestros equipos de emergencia hicieron su mejor esfuerzo. Desde el momento en que recibimos la primera llamada nuestros EMTs, pilotos y EROs dieron todo lo que tenían para salvar tantas vidas como pudieron en todas las ubicaciones”, refirió Harsha de Silva, ministro de Reformas Económicas y Distribución Pública.