GUADALAJARA, Jal., 6 de enero de 2021.- Dentro del maratón Guadalupe-Reyes, las festividades se cierran con broche de oro, con la partida de rosca. Este 6 de enero miles de mexicanos se reúnen para degustar este manjar convertido en tradición.  En plena pandemia por Covid 19, no se deja pasar este día. Aunque sea con un mínimo de asistentes, disfrutan el describir quiénes serán los encargados de pagar los tamales el 2 febrero, porque según indica el rito, aquel o aquellos a los que les salga El Niño Dios (monito como muchos le dicen) deberá invitar esta comida en el Día de la Candelaria, que es cuando se levanta a Jesús del Pesebre para ser llevado a bendecir esto como símbolo de lo que hizo la Virgen María para agradecer que su hijo llegara a la tierra.  En México y en el mundo, la creación de la Rosca de Reyes ha cambiado. Desde las tradicionales con el pan sabor naranja, higos y ate, hasta rellenas de crema, frutos secos y versiones Gourmet se pueden hallar en tiendas y panaderías.  Caleb García Mendoza le abrió las puertas a Quadratín Jalisco para platicar sobre el proceso tan detallado que se realiza en la panadería Sarepta de Sidón para hacer una Rosca de Reyes.  El principal ingrediente para que este lugar, con 35 años de experiencia sea uno de los favoritos en Guadalajara es el amor que le ponen a cada pan, porque el negocio es 100 por ciento familiar. Caleb García se ha dedicado a enseñarle a sus 11 hijos la gran labor de hornear y eso también es transmitido a sus 21 nietos y muy pronto a sus 2 bisnietos. PROCESO Con harina, agua, levadura y uno que otro ingrediente de la casa, se logra la consistencia necesaria para que se forme la masa. Una vez lista se deja repasar por unos minutos para que esponje.  Después se divide y se va pesando para poder darle el tamaño a cada una. En esta panadería hay chica, mediana y grande. Pero se pueden hacer jumbo bajo pedido.  Toman la masa ya con el tamaño específico, las estiran en una hilera delgada, las aplanan para poderles colocar el relleno que puede ser de crema batida con frutos secos hasta los más especiales como son: queso con zarzamora y cereza. También ahí se ponen los Niños Dios que contendrá cada una. Las envuelven y unen para formar el óvalo.