HUAUCHINANGO. Puebla , 3 de octubre de 2021.- Aunque haya gritos y sombrerazos, los apoyos a los damnificados por desastres naturales serán entregados de manera directa, tras un censo y no serán canalizados por medio de organizaciones como Antorcha Campesina, aseveró el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. 

Durante la reunión para evaluar el plan de apoyo a las personas afectadas por el huracán Grace en el municipio de Huauchinango, Puebla, un grupo de manifestantes irrumpió en el auditorio mientras el Presidente de la República dirigía un mensaje.

“Ya cambio el método, también por eso, porque las organizaciones sociales, entre otras Antorcha Campesina, estaban acostumbradas a que se les estregara el apoyo de manera directa y ellos eran los que repartían y entregaban, esto no era justo, siempre se quedaban los líderes con los apoyos”, refirió el Presidente mientras un grupo de manifestantes interrumpía con gritos la reunión. 

Los manifestantes rodearon al Presidente e incluso se pararon frente a él para increparlo mientras personal de Ayudantía buscaba formar un cerco alrededor del mandatario y hacer retroceder a la multitud.

López Obrador se puso de pie ante la mirada nerviosa de la secretaria de Seguridad Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, quien flaqueaba al Presidente mientras él pedía entre la gritería que lo dejaran hablar.

Tras solicitar a la turba que lo dejaran hablar y lo respetarán, López Obrador dijo que se entregarán apoyos para mejora de vivienda, producción así como enseres domésticos, pero enfatizó que los recursos se repartirán casa por casa por medio de personal de la Secretaría de la Defensa Nacional, sin la inmediación de organizaciones sociales «Entiendo que todos ustedes quisieran verme, y que yo los atendiera personalmente, porque todos tienen sus problemas, pero tenemos que buscar la manera de comunicarnos porque somos millones, y desgraciadamente hay muchos problemas nacionales, grandes y graves”, señaló el jefe del Ejecutivo para tratar del apaciguar los ánimos.

Antes de retirase del auditorio, López Obrador indicó que la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez y el secretario del Bienestar, Javier May atenderían a los inconformes, porque él debía continuar con la gira que tenia agendada y marcaba otra reunión en Tlaxcala.