Cadereyta, Nuevo León, a 31 de agosto 2021.- Policías federales y del Instituto Nacional de Migración (INM) detuvieron a 327 migrantes, entre ellos 120 menores y adolescentes, que se encontraban hacinadas en una casa de seguridad sin agua y alimentos.

Derivado de acciones de trabajo de investigación de la policía de la Agencia Estatal, que daban seguimiento al caso de un paciente de un hospital de la localidad que falleció y que era visitado por extranjeros, se logró dar con la vivienda donde se alojaban a los migrantes.

Los agentes estatales dieron aviso a las autoridades migratorias para una verificación al domicilio, donde localizaron a los extranjeros hacinados, informó en un comunicado el INM, quien no dio detalles de las nacionalidades.