TAPACHULA, Chiapas, 16 de octubre de 2015.- El flujo de indocumentados cubanos a Chiapas, se ha incrementado de forma alarmante, aseguró la pastoral diocesana que brinda atención a migrantes y refugiados en la Frontera Sur.

Cesar Augusto Cañaveral Pérez, coordinador diocesano de la movilidad humana en Tapachula, aseguró que la presencia de cubanos a la Frontera Sur, es un desafío para la iglesia, para los gobiernos y las instituciones encargadas de la protección de los migrantes.

Y es que dijo que al Sur de México, llegan unos  200 cubanos a diario y se quedan a las afueras de la Estación Migratoria Siglo XXI, lo cual los pone  en peligro de ser explotados, “se exponen a la inseguridad y esto preocupada a la iglesia católica”, agregó.

“Una de las preocupaciones es  la presencia de los cubanos está siendo olvidada en todas las estructuras políticas en México y una de las causas es el problema que viven en cuba, debido a que la isla está expulsando decenas de cubanos a los Estados Unidos”, agregó.

El sacerdote, explicó que en Honduras hay unos 600  migrantes cubanos, que  están a la espera de recibir su documento de salvoconducto, documento que les permite viajar sin ningún riesgo que están llegando a la Frontera de México.

“Como que hemos olvidado la travesía que ellos pasan durante su viaje, ya que se ha focalizado más la migración en los países del triángulo del Norte, es decir, Honduras, Guatemala y el Salvador”, abundó.

Cañaveral Pérez, detalló la preocupación es que viajan  mujeres en edades que  oscilan entre 18 y 30 años, por lo que la iglesia teme a que sean víctimas de la explotación en cuanto a la prostitución, además de que son presa fácil de la delincuencia y la inseguridad.

Por otra parte, pidió al gobierno estatal para que se vigile  y se regule el precio de los hoteles en Tapachula, porque les están cobrando a los cubanos 60 dólares por noche.