CINTALAPA., Chis., a 26 de mayo de 2020.-Desde la prisión “El Amate”, el luchador social, Cristóbal Sánchez Jiménez rompe el silencio y acusa al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas de reprimir a los pueblos indígenas y de su complicidad para ordenar la detención de 7 indígenas más del poblado tzotzil de Aldama ante su incapacidad para investigar el derramamiento de sangre que se ha registrado en esa región, por el despojo de 60 hectáreas de tierras por gente del municipio de Chenalhó

En entrevista con Quadratín Chiapas, Sánchez Jiménez, solicito a la Organización de las Naciones Unidas, Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos para que investiguen su injusta detención por parte del gobierno de Chiapas para callar las manifestaciones indígenas

“Estoy injustamente encarcelado por delitos que no cometi, privado de li libertad e incomunicado para ver a mi familia”, dijo Sánchez Jiménez quien no descarta que se incremente los abusos por la denuncia que realiza Desde “El Amate”, Sánchez Jiménez enfrenta la soberbia y prepotencia de Rutilio Escandón Cadenas quien se ha negado a aplicar la ley, para detener a los asesinos y grupos armados que operan en los Altos de Chiapas

En su oportunidad, Sáncchez Jiménez denunció que las constantes agresiones a los poblados de San Pedro Cotsilnam, Cocó, Tabak y Xuxchen han provocado el desplazamiento interno forzado de miles tzotziles de estas comunidades por temor a perder la vida

En forma constantes se observa las columnas de hombres, de la tercera edad, mujeres y niños que trepan a las montañas de esa región. Quienes no han tenido tiempo de huir, Han perdido la vida