TAPACHULA, Chiapas a 10 de enero de 2020.- Una multitud del ejido Faja de Oro, perteneciente al municipio de Cacahoatán, quemó vivo a una persona que acusaron de matar y abusar sexualmente de una menor de seis años, reportada como desaparecida el pasado jueves.

Los hechos se registraron la mañana de este viernes, cuando fue localizado el cuerpo de la niña Jarid, decapitado y con huellas de abuso sexual, en un terreno de esa misma población; ubicado a unos 10 kilómetros de la frontera con Guatemala.

Policías detuvieron a un hombre identificado como Alfredo, de 37 años de edad; quien tenia unos meses de haber salido libre de la cárcel, tras purgar una condena de ocho años de prisión por la violación de otra menor de edad.

Una multitud enardecida evitó que la policía sacara del lugar al hombre, se los quitaron y lo amarraron a un poste de concreto para luego rociarlo de gasolina y prenderla fuego.

En un video que circula en las redes sociales, se observa al hombre que viste sudadera de color verde limón y pantalón de mezclilla, amarrado a un poste de concreto naranja y policías municipales.

Antes que la población quemara vivo al presunto homicida de la menor; el presidente municipal de Cacahoatán, Julio Calderón Sen posteo en sus redes sociales: «El homicidio de #Jarid no quedará impune. Ya detuvimos al presunto responsable y haremos justicia hasta las últimas consecuencias. Nuestras condolencias a sus familiares. Compartimos su dolor y no descansaremos hasta hacer caer todo el peso de la ley»
Julio Calderón Sen.

Por su parte, la Fiscalía General del Estado (FGE) aseveró que realizan las investigaciones por los hechos ocurridos en Cacahoatán y que no habrá impunidad a ninguna conducta antisocial en la entidad, además que no permitirá que la ciudadanía se haga justicia por propia mano, por lo que también se invstigará el homicidio realizado por un grupo de personas.