Tapachula, Chiapas a 27 de enero de 2020.-El obispo de la diócesis de esta localidad, Jaime Calderón Calderón hizo un llamado a quienes ejercen la autoridad y velan por la seguridad de la patria, para que vean a migrantes como seres humanos.

En su mensaje dominical, luego de oficiar la misa en catedral; dijo que como iglesia ven cada vez más difícil, crítica y dolorosa la situación de los migrantes de la caravana que el pasado jueves fue desintegrada por efectivos de la Guardia Nacional (GN) y el Instituto Nacional de Migración (INM).

“Con tristeza, sentimos que esta situación corre el riesgo de entrar en un callejón sin salida”, indicó el religioso.

“Nos duele mirar tanto sufrimiento innecesario y evitable generado por la enorme tensión que se vive entre todos los que formamos parte de este escenario. Consideramos que, como consecuencia de esta misma tensión, de las motivaciones que mueven a cada persona involucrada y de los intereses a los que cada uno sirve, se han tomado decisiones apresuradas e irreflexivas que poco han ayudado a salir de esta crisis y mucho han desgastado y hecho sufrir a los más vulnerables: los niños, los adolescentes, las mujeres, los hermanos que habitan la franja fronteriza e, incluso, a quienes hemos asumido la tarea de asistirles hasta donde alcancemos”.

El obispo abundó que esta situación ha provocado opiniones y posicionamientos, que siendo parciales, pretenden ofrecer una visión completa de los que se está viviendo en el tema migratorio y, lejos de ayudar a la búsqueda de una solución, van radicalizando las posturas y abonándole al distanciamiento, a la discordia, y al mal reparto de responsabilidades y de culpas.

“No hay que perder de vista que, detrás de ese mundo de opiniones y posicionamientos, hay hermanos sufriendo. Hoy hace más falta buscar soluciones que generar más opiniones”, indicó.