TAPACHULA, Chis,. 20 de septiembre de 2021.-Migrantes hondureños protestaron este lunes a las afueras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde interpusieron una queja por violación a los derechos humanos de personas solicitantes de protección internacional.

El grupo de migrantes hondureños, encabezado por Junior Antonio Rivera Maya y Óscar Moisés Medina Flores, informaron que a raíz de la pandemia El Instituto Nacional de Migración y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), se han negado a recibir a las personas para brindar información de sus procesos, refiriendo que la única vía para acceder a los procedimientos de regulación y refugio son por las plataformas de citas, https://citas. inm.gob.mx y http//www.citascomar.mx/

Sin embargo, en ambas plataformas se advierte que ya no existen citas durante este año para iniciar tanto procedimiento de refugio como procedimiento de regularización situación que los deja en incertidumbre.

Y es que los migrantes dijeron que ambos sistemas son incompatibles por lo que impacta en sus derechos humanos por lo que esto ha traído problemas por ejemplo los tiempos de respuesta para los procedimientos son tardados, las citas para poder iniciar el procedimiento se dan con fechas muy alejadas y cuando se dan se cambian, ya que la Comar presenta retrasos en la implementación de las citas.

Además, de no haber información clara referente a cómo iniciar procedimiento de refugio con tantos cambios que se han presentado en la institución y un bloqueo en el acceso a la información.

Asimismo se ha detectado que bloquean los números telefónicos si se llama mas de una vez.

Respecto al Instituto Nacional de Migración (INM), han observado que atienden a muy pocas personas al día, por lo que advierten negligencia, desorganización en cuanto a su ruta de organización, además de que están saturados de citas y no atienden a más personas «no se esta respetando el debido proceso para entregar documentos de regular estancia en México, residencias permanente y tarjeta de visitante por razones humanitarias, además de que no se atiende personalmente sino que es por correo.

De igual forma, el personal de migración los envía a un ciber donde personas ajenas están brindando información y están cobrando por ello, todo frente a migración cuando los trámites son gratuitos.

Los migrantes pidieron un proceso de manera personal con las autoridades migratorias ya que todo se comparte con personas desconocidas como es el caso del ciber, por lo que dijeron que no confían en las autoridades de migración porque no dan la cara y no atienden de manera personal.

Asimismo, acusaron de presunta corrupción, porque cuando llegan personas tramitadoras con muchos expedientes, si son recibidos en ese mismo momentos y salen con papeles de regular estancia entre 3 y 4 horas
«son tramitadores coludidos con agentes de migración, ahí se están usando cupos de citas que podrían ocuparse para atender a la población varada»

Indicó que personas que vienen llegando pagan la constancia de refugiado, visa humanitaria o permanente en migración todo sucede a vista todos los días, sin que nadie ponga un alto a los actos de corrupción en esas instituciones.

Las citas que se hacen de manera ordinaria son hasta el otro año, en enero 2022, por lo que son cinco meses de espera.

De igual forma, denunciaron que existe negativa de los traslados usando como excusa la pandemia del Covid-19 y solicitando documentos con los que. finalmente no les responden nada.

En su intervención Óscar Moisés Medina Flores, destacó que el objetivo es moverse a otros municipios para poder contar con mayores oportunidades «también las personas que son refugiadas pueden ir a otros estados para obtener su tarjeta de visa humanitaria o permanente, porque hay personas que llevan entre seis y nueve meses varados en Tapachula».

Rivera Maya, enfatizó que son respetuosos de los tiempos y de la pandemia, pero ven que hay personas en Comar y migración que se están avalando de esos temas no atender a las personas.