María de Jesús Peters


TAPACHULA, Chis., a 12 de septiembre de 2021.- Cerca de 200 migrantes de Haití, de un total de 400 que por la madrugada ingresaron a territorio mexicano por el río Suchiate, que sirve de límite entre México y Guatemala; fueron detenidos la mañana del sábado durante un fuerte operativo del Instituto Nacional de Migración (INM) y Guardia Nacional (GN) en el ejido San Nicolás Lagartero y, posteriormente; obligados a regresar al vecino país sin protocolo

Los caribeños, entre hombres, mujeres embarazada y con niños lactando, ingresaron a México de forma irregular por el río Suchiate y guiados por un traficante de personas cruzaron por matorrales, potreros y caminos de extravío logrando llegar al ejido San Nicolás Lagartero, ubicado en la entrada a la cabecera municipal de Tapachula; donde ya los esperaba medio millar de agentes del INM y Guardia Nacional con unas 20 combis y cuatro autobuses

.

Hombres, mujeres y niños detenidos y deportados sin protocolos por el gobierno de México


Casi la mitad del grupo de migrantes haitianos logró escapar por potreros y matorrales, pero los primeros en ser asegurados fueron los núcleos familiares, que no opusieron resistencia a la detención.


Los migrantes fueron trasladados hasta la frontera de Talismán, en el municipio de Tuxtla Chico, ubicada a unos 15 kilómetros de Tapachula, bajo un fuerte dispositivo de seguridad; donde un centenar de agentes migratorios realizó una valla humana y, posteriormente; los haitianos fueron obligados a descender de los vehículos y caminar por un pasillo que los llevó hasta territorio guatemalteco, por la frontera El Carmen; sin protocolo de recepción ni de salud.


Hombres y mujeres embarazadas y con niños lactando ingresaron al vecino país ante la mirada de tres efectivos del Ejército de Guatemala y sin que ninguna autoridad verifique el estado de salud y los reciba.
Desde hace un mes, el gobierno de México a través del Instituto Nacional de Migración implementó operativos e instaló retenes en la carretera de Ciudad Hidalgo, localidad fronteriza con Guatemala, a Tapachula para detener a migrantes haitianos que intentan llegar a esa ciudad.
El operativo tiene como objetivo evitar que los caribeños lleguen a Tapachula, donde hay una sobrepoblación de extranjeros irregulares de haitianos, africanos, venezolanos, cubanos y centroamericanos que no tienen trabajo, ni acceso a la salud y que se encuentran varados en espera de una resolución de trámites de refugio ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y migratoria.

El exdiplomático guatemalteco y consultor migratorio, Fernando Castro Molina calificó de irresponsable que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, el Consejo Nacional de Atención al Migrante, las embajadas de Centroamérica y las autoridades migratorias no se pronuncien por el procedimiento de abandono a migrantes que realiza el gobierno de México.
Consideró que es necesario plantear a la Secretaría de Gobernación, que el Instituto Nacional de Migración transporte a los migrantes asegurados en México hasta sus paises de origen, a la vez acelerar la firma de Memoramdum para retorno seguro vía terrestre.

HAITIANOS HUYEN DE TAPACHULA EN CARAVANA


Un grupo de aproximadamente 200 haitianos que conformaron la quinta caravana migrante, salió de Tapachula la madrugada del sábado con rumbo a la Ciudad de México, debido a la sobrepoblación que hay actualmente en esa ciudad y que a diario llegan entre 400 caribeños y de otras nacionalidades.

El grupo de hombres, mujeres y niños, abandonó Tapachula la madrugada del sábado y evadió por caminos de extravío el primer retén migratorio, ubicado a unos cinco kilómetro de esa ciudad y, tras caminar 20 kilómetros evadieron el segundo punto migratorio en el municipio de Huehuetán, para luego seguir en unidades de transporte a la cabecera municipal de Huixtla.
A diferencia de las otras cuatro caravanas desmanteladas de forma violenta por el INM y Guardia Nacional; este grupo se dividió para viajar en unidades del servicio público hasta el municipio de Motozintla, en la Sierra Madre de Chiapas, para luego buscar caminos de extravío que los ayude allegar a ciudades como Comitán o San Cristóbal de las Casas.
Algunos de los extranjeros viajan con un documento de inicio de trámite de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), la cual especifica que deben permanecer en la ciudad y no viajar, mientras se encuentra en proceso la solicitud de refugio.
La falta de trabajo, el cobro excesivo en las rentas y la llegada de nuevos grupos de migrantes que mantienen a esta ciudad sobrepoblada, ha obligado a los extranjeros a huir a otros estados para buscar mejores condiciones de vida.