TAPACHULA, Chis., 23 de enero de 2020.-De forma violenta y lanzando gas pimienta, elementos de la Guardia Nacional, desmantelaron la caravana de migrantes centroamericanos que se mantenían en Frontera Hidalgo, luego de ingresar de forma regular al país.

Aunque los migrantes pedían que el gobierno mexicano los legalizara y les otorgara refugio en territorio nacional, los elementos federales no retrocedían y avanzaron con sus equipos antimotines.

El Gobierno mexicano ofreció antes del desalojo de los extranjeros acceder a la solicitud de refugio para poder permanecer en territorio nacional y evitar ser deportados a su país de origen.

Los elementos de la Guardia Nacional se colocaron con escudos y toletes sobre la autopista que comunica a Ciudad Hidalgo y entre empujones y roseando de gas pimienta en el rostro de los ciudadanos centroamericanos, entre quienes había menores de edad; lograron someterlos.

Como resultado, niños, mujeres y hombres sufrieron desmayos.

Alrededor de 2 mil migrantes se reagruparon durante la madrugada del pasado jueves a las orillas del río Suchiate y aproximadamente a las cinco de la mañana lograron ingrsar a México sin ser detenidos.

Las autoridades mexicanas han advertido que no permitirán el ingreso irregular de migrantes.