TAPACHULA, Chis., 20 de enero de 2020. – Un grupo de cerca de mil migrantes hondureños de la caravana Esperanza y amor 2020, que logró internarse a territorio mexicano tras cruzar el río Suchiate, camino apenas una hora y unos 10 kilómetros de Ciudad Hidalgo con destino a Tapachula.

Este grupo de migrantes, llegó apenas a la comunidad de Ignacio Zaragoza, y fue en ese lugar donde el Ejército Mexicano, Elementos de la Guardia Nacional y el personal del Instituto Nacioonal de Migración (INM), alcanzó parte de este grupo.

Los funcionarios federales, rodearon y encapsularon a los extranjeros, quienes al verse acorralados corrieron hacia los callejones y caminos de extravío perdiendose en las plataneras y la maleza.

Por lo que los elementos del INM, GN y el personal de la Sedena y el INM, puso fin a la ilusión de los miembros de la caravana que tenía como destino Estados Unidos.

En medio de gritos, reclamos y llanto, una a una las familias fueron detenidos y subidos a las unidades del INM para ser trasladados a la estaciones migratorias.
En este grupo de migrantes que llegó proveniente de Honduras, algunos era primera ocasión que migraban en busca de oportunidades.
En ese operativo militar, el Centro de Dignificacion Humana (CDH), criticó este tipo de detenciones sin estrategia y les invitó a los extranjeros a que soliciten refugio ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).