El inclemente sol de la costa de Chiapas taladra la piel de los niños migrantes haitianos y las fuertes lluvias sacuden de frío los endebles cuerpos que en su rostro reflejan en silencio el dolor, hambre y sed