SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 26 de noviembre 2020.- La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) dio a conocer que el 73 por ciento de las mujeres periodistas han experimentado violencia en línea debido a su trabajo.

El estudio, encargado por la UNESCO y realizada por el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ, por sus siglas en inglés) fue elaborado con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género el 25 de noviembre, por lo que publicó resultados preliminares de su encuesta global sobre la violencia en línea contra mujeres periodistas.

Con datos de más de mil 200 respuestas de todo el mundo, se muestra que el 73 por ciento de las mujeres periodistas han experimentado violencia en línea en el curso de su trabajo; esto incluye amenazas de violencia física y sexual, así como ataques a la seguridad digital.

El 20% de las mujeres periodistas que respondieron a la encuesta, también señalaron haber sido abusadas y atacadas fuera de línea en relación con la violencia en línea de las que fueron víctimas.

La UNESCO señala que las mujeres periodistas alrededor del mundo comienzan a enfrentar cada vez más, abuso y violencia en línea, que van desde el acoso, el trolling, el doxing, expresiones de odio sexista, y hasta amenazas de violencia sexual o física.

Añade que otra encuesta realizada a principios de este 2020 por el ICFJ y el Centro de Periodismo Digital de la Universidad de Columbia, muestra que el 16 por ciento de las mujeres encuestadas dijeron que el abuso y el acoso en línea «era peor de lo normal».

«Estas amenazas pueden llevar a algunas mujeres periodistas a practicar la autocensura, a retirarse de los reportajes de primera línea y de las conversaciones públicas en línea, o en los casos más extremos, a abandonar la profesión», explica la UNESCO.

El estudio tiene como objetivo trazar un mapa de gran escala y las repercusiones de este problema a nivel internacional, especialmente en el Sur Global que no ha sido objeto de estudio.

También se formularán recomendaciones a los gobiernos, la industria de los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y las empresas de tecnología, para encontrar formas de contrarrestar este problema.

Los resultados más extensos de los estudios se darán a conocer el próximo 10 de diciembre, durante la Conferencia Mundial sobre la Libertad de Prensa 2020.