90 % de las mujeres de honduras y El Salvador traen hijos
TAPACHULA, Chis.,10 de mayo de 2021.- En la Frontera Sur de México, se mantiene varadas cientos de mujeres migrantes provenientes de Centroamérica, de los países de El Salvador, Honduras, Guatemala, haitianas, cubanas, de nicaragua y extracontinentales.
De acuerdo a la Fundación Chiapaneca de Mujeres Migrantes (CHIMUMI), un 90 % de las mujeres hondureñas y de El Salvador que tienen hijos, son madres solteras o que tren consigo su pareja. Mientras que las haitianas representan un 50 % que traen la misma situación.
La presidenta de la Fundación Chiapaneca de mujeres migrantes (Chimumi), Fabiola Díaz, destacó que en el caso de las mujeres provenientes de Haití vienen embarazadas, aunque aclaró que no se tiene una estadística como tal.

“Por su cultura, ellas no dicen que están embarazadas, sino que lo hacen hasta el cuarto mes por el tabú de perder él bebe, además de que se quedan calladas si tienen un problema de salud y no pueden decirlo abiertamente y se reprimen”.

Por ello, manifestó que las autoridades deben implementar brigadas en las colonias para ubicarlas y ver cuales son sus necesidades, porque “hay muchas mujeres que están pidiendo limosna y padeciendo de sus alimentos”.

Añadió que las autoridades deben poner en marcha una serie de actividades como un comedor comunitario para que puedan llegar los niños y las mujeres quienes son los más vulnerables, además de que se puedan capacitar a las damas migrantes para que puedan trabajar y sostenerse.

Las mujeres extranjeras desgraciadamente están en una situación donde en su país no pueden cubrir las necesidades primarias de techo, pan, refugio, abrigo, falta de beneficios económicos, incluso empleo de ninguna índole por ello, se ven obligada a emigrar buscando la forma de subsistir junto con sus hijos arriesgándose a los peligros en su tránsito.
Pasando por vejaciones, unas pierden sus hijos, otros los venden en el trayecto en algunos casos porque no hay estadísticas como tal, sin embargo, las historias de los migrantes que no son padres de lo que observan que toman las decisiones de abandonarlos para poder seguir
“Por lo que es una carga fuerte para las mujeres migrantes y cuando logran llegar a Tapachula, se ven con múltiples necesidades primarias que no les pueden dar a sus hijos y principalmente en el aspecto de la salud cuando son menores enfermos buscan la forma de como curarlos, van a los centros de salud o la Cruz Roja, pero el detalle es que no tienen dinero para las medicinas”.

Sin embargo, se enfrentan a una situación grave porque no hay una institución que los atienda para la atención médica gratuita, sino que el hospital regional donde se han canalizado y son atendidos, pero el problema es la falta de recursos para conseguir los medicamentos.

Al igual que trabajar en el aspecto en las brigadas o en los centros de acopio manejar información que tenga que ver con la reproducción sexual, explicarles a las mujeres que hay que cuidarse e incluso explicarles aquellas que quieran realizarse alguna salpingoclasia o los hombres que quieran realizarse una vasectomía que no quieran tener más menores, porque tener hijos es una gran responsabilidad, porque en ocasiones traen unos dos hijos a México.