Es orden: Rosario Piedra para la CNDH y cinco años a Bonilla
· Con respeto del Poder Ejecutivo para el Legislativo y Judicial
· Acuerdos Sonora-Arizona sin fruto federal sobre la masacre

La orden no admite desobediencias.

El asunto es cómo lo instrumentan.

El primer turno es para el Senado de la República, cuyo coordinador de la mayoría, el zacatecano Ricardo Monreal Avila.

Lo ideal es, para no estropear más el tema, designar a María del Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El deseo es convertirla en sucesora del incómodo Luis Raúl González Pérez, universitario y jurista de reconocimientos aquí, allá y allende.

Han fracasado, ya lo sabemos, los intentos de los senadores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) por sumar a opositores.

Se necesitan dos tercios, algo así como 82 legisladores, y no se han tenido porque la disidencia le ve muchos cuestionamientos.

Algunos:

Es militante de Morena.

Es hija de Rosario Ibarra de Piedra, cuya lucha por encontrar a su hijo Jesús Ibarra Piedra es legítima, pero es incondicional de ya saben quién.

Lo suficiente para haberle impuesto la banda de presidente legítimo en noviembre de 2006, cuando no aceptó el triunfo de Felipe Calderón Hinojosa.

TURNO DE LA SUPREMA CORTE

El problema va más allá.

La nación entera puede recuperar en redes sociales la imagen presidencial cuando dispone la designación de alguien agraviado –o agraviada, como es el caso- por violación de sus derechos fundamentales.

Pero también llega con toda la carga -cúmulo de más de 40 años- contra las fuerzas públicas del Estado mexicano, con los riesgos de venganza inherentes.

Y hoy, justo cuando hay una embestida muy superior contra las Fuerzas Armadas a pesar de mandarlas sin armas a combatir al crimen con armas largas y pesadas.

A esta orden de la CNDH se suma la pretensión de dar cinco años de gobierno a Jaime Bonilla (Morena) en Baja California.

Desde el gobierno está la línea.

Más allá de la amistad, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, vio inconstitucional y luego legal esa norma aprobada por el Congreso local.

Si la decisión de la CNDH toca a un Poder de la Unión, el Legislativo, lo de Baja California corresponde a otro, el Judicial.

Y ahí el tema se solventará con mayor facilidad: no habrá los ocho ministros necesarios para declarar inconstitucional la llamada ley Bonilla.

O sea, todo marcha conforme al pedido.

SEGURIDAD SONORA-ARIZONA

1.- Altos funcionarios mexicanos se han tomado fotografía donde masacraron a miembros de la familia LeBaron.

Sin resultados hasta ahora.

Al margen de ese histrionismo, los gobernadores de Sonora y Arizona, Claudia Pavlovich y Doug Ducey respectivamente, han tomado acuerdos.

Se coordinarán para dar protección a ciudadanos de ambos lados de la frontera méxico-estadunidense y al flujo de migrantes.

2.- Aquí hablamos el martes de avances para federalizar la educación.

Oaxaca, señalamos también, es la única entidad cuya nómina ya está concentrada en la Secretaría de Educación Pública (SEP) de Esteban Moctezuma.

Pues bien, Moctezuma y el gobernador Alejandro Murat han instalado mesas tripartitas para atender reclamos del magisterio de la Sección 22.

Todo se hace, afirman las tres partes, en un clima de respeto y sin interrumpir las actividades escolares, lo cual no se había visto en decenios.

Y 3.- además de los gobernadores, varios alcaldes atienden reclamos de seguridad en coordinación con Estados Unidos.

El Departamento de Estado convocó a un foro sobre prevención y acudieron los alcaldes Cristina Díaz (Guadalupe), María Eugenio Campos (Chihuahua) y Celia López (Hermosillo).