CIUDAD DE MÉXICO, 8 de octubre de 2019.- Luego horas de análisis y discusión, el Pleno del Senado de la República aprobó la renuncia de Eduardo Tomás Medina Mora Icaza al cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual ha sido aceptada por el Presidente de la República.

Luego de la participación de 20 senadores oradores para debatir este tema, la Mesa Directiva determinó la votación de manera nominal aunque no se trató de una ley o decreto, a fin de darle certeza jurídica y claridad de la resolución que tome el Pleno.

El tablero electrónico registro una mayoría de 111 a favor, cinco votos en contra de los senadores Víctor Fuentes Solís, del PAN, e Indira Kempis Martínez y Samuel García Sepúlveda, ambos de Movimiento Ciudadano, así como la abstención del sin partido Emilio Álvarez Icaza, la priista Claudia Edith Anaya Mota, el panista Julen Rementería de Puerto, y los Ciudadanos, Verónica Delgadillo y Clemente Castañeda.

En virtud de que la Cámara de Senadores avaló la solicitud de renuncia, quedó vacante un cargo de ministro en el alto tribunal del Poder Judicial, por lo que se procederá a comunicarse al titular del Ejecutivo federal, así como al Ministro Presidente de la SCJN y al dimisionario Medina Mora.

En discusión, el panista Gustavo Madero pidió a la Mesa Directiva solicitar a la Presidencia de la República las causas graves que consideró para conceder esta dimisión al cargo de ministro.

Al manifestar su preocupación por el procedimiento, dijo que se debe actuar, primero, ante filtraciones, trascendidos, juicios sumarios, si se acepta la renuncia y se da carpetazo.

“Si eso llega a suceder, sería completar el ciclo de impunidad al que nos hemos comprometido todos combatir.

Y no puede ser el caso, no puede quedarse con los brazos cruzados este Senado de la República cuando hay serias acusaciones pero que no han trascendido más allá de los periódicos y declaraciones puntuales”, señaló.

El morenista Julio Menchaca Salazar coincidió en que este es un hecho extraordinario y preocupante para la estabilidad de las instituciones, sin embargo el dimisionario es el que está tomando una decisión en estricto sentido se debe de respetar.

“Como perito en materia constitucional, como abogado, Medina Mora está consciente perfectamente de lo trascendente de su decisión y lo importante cuando se somete a la consideración del Senado de la República es asumir esa responsabilidad y obrar en consecuencia”, indicó.

Inquiera a Xóchitl Gálvez Ruíz, del PAN, el tuit del pasado 6 de junio que dice: #laUIFdeSantiagoNieto “la Unidad de Inteligencia Financiera recibió una solicitud proveniente del Senado -no dice de quién- para analizar la información de transferencias financieras de un Ministro, se actuará conforme a derecho.

Mi reconocimiento perenne al Poder Judicial de la Federación, los hechos de una persona no trascienden a la institución”. Por ello, consideró que el Senado está obligado a conocer los motivos de la renuncia del Ministro Medina Mora.

“No estamos diciendo que no se vaya, sí queremos saber por qué renunció y que no se abra la puerta a suspicacias que puedan dar paso a un indulto anticipado o a una condena anticipada”, dijo al reiterar que lo más importante en todo esto creo que es la transparencia con la que se maneje este hecho.

Germán Martínez Cázares, de Morena, negó categóricamente de que se abre un ciclo de impunidad, pues reviró que no hay renuncia apalabrada. “¿Cuál es la palabra de la 4T ante esa renuncia?”, cuestionó en tribuna.

Respondió que la palabra es que hay sospechas de desequilibrio entre los Poderes, lo mismo que se decía del gran Ministro José Ramón Cosío, que iba a ser empleado de Fox; o del Ministro Arturo Zaldívar, que sería empleado de Calderón.

“Ese argumento de adivinar el futuro y adivinar cómo van a votar en las sentencias ya se niega con los dos ministros que ustedes aprobaron, no estaba yo en ese momento”, refutó el senador de Morena y conminó así a divorciar la política de los abogados influyentes que nombran magistrados.