Granos de trigo. Niños en la vacuna  y en la cultura

                                                            

                                             [email protected]

El inicio de los niños en la vacunación, reconoce ese mundo al revés que ha creado la pandemia.  El futuro del mundo quedó en esta ocasión al final obviando el hecho de que los  niños que van a ser vacunados tienen al menos uno de los 40 casos de comorbilidad que enlista la Secretaría de Salud. Lo curioso es que esa circunstancia de integrar a los menores al final, (faltan los niños de meses a 12 años), era necesaria para proteger a los más vulnerables, en  este caso los adultos y adultos mayores. El énfasis en los niños que están poniendo los países latinoamericanos sobre todo, si bien  extiende la red de las grandes farmacéuticas a su devenir de riqueza con la venta de millones del antídoto, advierte a una sociedad que no impulsó a la  niñez como protagonista de salud contra el  Covid-19, cuando en estos tiempos ya se aceleran los problemas que  causaron más de año y  medio de encierro. Los psicólogos y los psiquiatras trabajan  arduamente en el mundo para revertir a la normalidad a los niños que dejaron sus juegos infantiles compartidos. Aquellos que trajinaban en los jardines, que se peleaban a puño abierto con sus compañeros de salón y que desobedecían a los maestros autoritarios, pasaron  a estar horas y horas nutriéndose de las redes y de los videojuegos,  sin tener el 20 por ciento de descanso que precisa un niño a diario para recuperar su normalidad y sin compartir juegos y enseñanzas con seres de carne y hueso, con algunos de su mismo tamaño. La principal recuperación humana tendrá que venir desde la infancia. Representados por ella, será como si volviéramos a nacer.

LA INCLUSIÓN DE NIÑOS Y ADOLESCENTES EN EL FESTIVAL GRANOS DE TRIGO

Una cosa que llamó la atención de los que  fueron al Quinto Festival Granos de Trigo que se realiza en Pueblo Yaqui, fue un  niño que salió a recibirlos y a conducirlo al recinto donde se desarrolló el festival este año. Es un niño de once años y cinco de ellos ha asistido a participar y a ayudar en dicho evento. Es uno de los infantes que han sido acogidos en un acontecimiento de promoción de la cultura. Ello es parte la intención de impulsar esa cultura en un comisariado clásico de esa región, en su lucha  permanente para convertirse en municipio. Sus tierras fértiles que dieron los nutrientes a todos los pueblos del alrededor, se han cubierto ahora, en parte,  de grandes plantaciones de árboles de nuez. Pero los organizadores del festival con la poeta  Gloria Barragán, Gloria del Yaqui y el escritor José Francisco Terán, a la cabeza, cavan en otra tierra fértil. Antonio Gabriel López Miranda en sus actitudes y palabras, como lo que es, un niño, expresa no obstante la profundidad de la influencia que ha tenido y dice que es una alegría el poder conocer y escuchar todo lo que ve y ha visto en estos cinco años en este evento. Le da gusto escuchar a escritores y poetas, pero con una madurez temprana señala que no sabe aún si su vocación se irá por este destino.  Mientras, prefiere disfrutarlo y  ayudar. Este año, se presentaron cinco o seis niños y adolescentes y subieron a leer poemas  algunos excelentes. Y con  ellos estaban maestros de la zona y de la propia escuela donde se desarrolló el acto. Los que participamos, como niños que fuimos, tratamos de contagiarnos de su aporte como de un espíritu que repunta en esta nueva era pospandemia.

RUDYARD KIPLING y RIMBAUD  NIÑOS EN LOS QUE SU POESÍA  NACIÓ CON ELLOS

Desde que tenía seis años, el hindú Rudyard Kipling, premio Nobel 1907, ya escribía versos, y lo mismo hacía Arthur Rinbaud y muchos poetas que han relumbrado en  el mundo, pero  mientras el francés agotó su poesía maravillosa a los 19 años para partir a países lejanos, Kipling siguió al frente con su educación en Inglaterra y la narrativa de sus muchas obras  como Kim, El Libro de la  Selva, El hombre que pudo reinar, La luz que se apaga, entre otras. En 1895 cuando tenía 30 años, escribió su famoso poema SI, que ha sido traducido a infinidad de idiomas. Es un poema bello si bien  se capta en él, la idea individualista de la época victoriana a la que perteneció y sobre todo, a la ratificación expuesta al final del poema, a su reconocimiento del hombre, frente a la existencia de dos géneros. Ha sido un  poema que destacan en medios como Selecciones del Reader y que algunos deportistas como Nadal recitan en sus presentaciones. Pese a ello se reconoce de Kipling la belleza en su narrativa y la vuelta de mirada a su tierra la India cuando ya era un reconocido escritor del  que se apoderaba de lleno la pérfida Albión.  Aqui, el final del poema de aquel  niño poeta que alguna vez fue Kipling

SI

Si puedes llenar el implacable minuto

con sesenta segundos de diligente labor

tendrás la tierra y todo lo que hay en ella


y, lo que es más, ¡serás un hombre hijo mío!