CHIAPAS, DE MAL EN PEOR

El EZLN anunció 11 nuevos bastiones rebeldes en Chiapas. La noticia acaparó una vez más la atención de la prensa nacional e internacional. ¡El EZLN está vivito y coleando!
Muchos son los que se sorprenden, otros ironizan y se mofan. El EZLN se jacta. Rompieron, dice, el cerco militar en torno a sus bastiones tradicionales en Ocosingo, Altamirano, Las Margaritas, La Trinitaria, en la selva Lacandona, y municipios como Chenalhó y San Andrés Larráinzar, en los Altos de Chiapas.
La verdad-verdadera es que Chiapas va de mal a peor: las condiciones de vida de los pueblos originarios en Chiapas son inferiores a las de 1994.
Es decir, en vez de avanzar, Chiapas retrocede. Esto, a pesar de las carretadas de dinero que el gobierno federal destinó a programas sociales y de combate a la pobreza. Pero nada cambió en los últimos 25 años.

👉🏿 Solo hay nuevos ricos -¡muy ricos!- entre la llamada ‘clase política chiapaneca’.

👉🏿 Y pobres cada vez más pobres entre los miserable y desposeídos de siempre: los indios.

Los responsables directos de la calamitosa situación que vive Chiapas es la llamada ‘clase política’ y sus secuaces, como Oswaldo Chacón Rojas, el consejero presidente del IEPC, que los solapa y sirve de tapadera y alcahuete: permitió el fraude electoral en julio de 2018.

👉🏿 Cómo bien anota en su muro el Notario Público, David Sol Corzo: “600 mil millones de pesos al año se paga por servicio de la deuda que dejó Peña Nieto en una administración de mediocridad y corrupción.
“Por omisión en dejar pasar y por no castigar en el mal hacer, López Obrador debería ya empezar a ser juzgado, aunque sea en nuestro fuero interno. No es mi interés personal. Es que en la aparente congruencia de vida política que todas las mañanas filósofa y afirma tener, da coraje oír su hipócrita conveniencia de justicia y gracia a sus aliados, aunque hayan sido cabecillas del robo y abuso que afecta a todos los mexicanos.
¿ No les da coraje que un Peña Nieto siga disfrutando los derroches que le caracterizaron con dinero mal habido?
¿No les da diarrea psicológica que un Manuel Velasco haya robado, permitido robar y derrochado el dinero destinado al estado más pobre del país y todavía se jacte de ser «piquito de ombligo» con López Obrador?
¿No les quita el sueño que un Sabines, un Castellanos, por ejemplo, ya ni trabajen y anden gastando el dinero mal habido, dinero nuestro, mientras usted y yo tenemos que pedalearle duro todos los días para llevarle la leche a la niña?
De palabrería me como una canasta de tacos.”

👉🏿 Pero nadie hace nada. Ni el presidente Andrés Manuel López Obrador ni quienes en sus manos tienen la administración de la justicia y la aplicación correcta de las leyes, para velar por la vigencia del orden constitucional. Oswaldo Chacón Rojas es un claro ejemplo.

👉🏿 Hizo mutis ante la intromisión del Ejecutivo vía Amador Rodríguez Lozano, quien operó el fraude a favor de los alfiles de Manuel Velasco Coello.

👉🏿 En Chiapas los gobernantes saquean las arcas y se marchan tan campantes como llegaron.

👉🏿 En la total impunidad.

Se alternan en el poder local como herencia y como si con no ver y no oír el clamor de la selva, el EZLN se hubiese esfumado.

Como si el Ejército de indígenas que el 1 de enero de 1994 dijo ¡Ya basta! y se alzó en armas contra la opresión, la exclusión social, la injusticia, la falta de libertad y de democracia fuese cosa del pasado, muy remoto.

👉🏿 Como si al reivindicar la defensa del territorio y la madre tierra el EZLN hubiese arriado sus banderas de lucha y depuesto unilateralmente las armas.

👉🏿 Pero no es así. No ven la lacerante realidad del pueblo quienes no quieren verlo.

En la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona, el EZLN dejó muy en claro sus reclamos y exigencias:

👉🏿 “Techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, independencia, democracia, libertad, justicia y paz.”

Esas fueron sus banderas en la madrugada de 1994. Esas han sido sus demandas en la larga noche de los 500 años.

👉🏿 Estas siguen siendo, hoy, sus exigencias.

Ana Berta Gutiérrez, Valeriano Mendiola y Valeria Moy, de ‘México ¿Cómo Vamos?’, resumen así lo que acontece en Chiapas: el peor PIB per cápita, el primero en rezago educativo, primer lugar en carencia por acceso a seguridad social, en primer lugar por carencia de acceso a servicios de salud, carencia por calidad de vivienda, entre otros.
👉🏿 El nulo avance económico de Chiapas tiene consecuencias terribles para los chiapanecos.
Y esto es así año tras año: “A finales de 2017, 7 de cada 10 chiapanecos no podían adquirir la canasta alimentaria con el ingreso proveniente del trabajo de su hogar. La proporción es 3.5 puntos porcentuales superior a la cifra que se observaba en 2012, equivalente a 412 mil personas adicionales en pobreza laboral.
En el tema de las finanzas públicas, aunque la deuda se redujo como proporción del PIB, la eficiencia en el gasto público para atender los retos económicos y sociales ha dejado mucho que desear. Únicamente en 2016 – el último año para el que se tienen datos -, mientras se había aprobado un gasto por 12.4 millones de pesos en comunicación social, el ejercido fue superior en 3,141%; se destinaron casi 400.5 millones de pesos a publicidad oficial. Por el contrario, a pesar de que se esperaban destinar 4 mil 315 millones de pesos a inversión pública, el monto efectivamente destinado a este rubro fue 70% menor, de apenas mil 286 millones. Esto a pesar de que el actual gobernador también aseguró en su discurso de toma de protesta que se trataría del “sexenio de la infraestructura”.
Chiapas lleva décadas siendo diagnosticado como uno de los estados con mayor rezago del país.
Cada sexenio, los candidatos que aspiran a gobernador realizan un sinfín de promesas que rara vez se concretan. La falta de capital físico y humano, que impide incrementar la competitividad de la región, son solo algunos de los retos que deberán enfrentarse con urgencia.

👉🏿 Pero la llamada ‘clase política chiapaneca’ sigue sin inmutarse.

El viernes pasado, el nuevo capataz en la finca llamada Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, sepultó cualquier ajuste de cuentas no solo con el gobierno anterior, el de Manuel Velasco Coello, sino el de todos los gobiernos anteriores: “Ustedes ya lo saben, encontramos finanzas desastrosas, por no decir otra palabra. Sí, de milagro no se hundió el barco. No es un sacrificio ahorrar recursos públicos para invertir en causas justas”.
Rutilio Escandón agregó: “Nosotros no vemos hacia atrás, vamos de frente. Esas deudas que tenia Chiapas nosotros no sabíamos, pero no importa, vamos a cubrir esos adeudos. No sé cómo le hacían tantos años para no pagar el SAT, el seguro social, el Infonavit. Estamos pagando todo lo actualizado, lo que corresponde a la administración y también pagando lo atrasado.
Obviamente no vamos a pagar de un día a otro lo que se acumuló en muchos años de irresponsabilidad. Imagínese: estamos pagando deuda pública, deuda privada, porque nos dejaron un déficit en cada oficina, en cada dependencia. Yo creo que si sumamos todo, somos el estado más endeudado del país.”
Yo no soy de los que agachan la cabeza frente al poder de unos cuantos, como muchos intelectuales y académicos chiapanecos. No soy de los que cierran los ojos a una realidad que no solo lacera, ofende y lastima. Si el EZLN se alía al EPR tendremos en Chiapas un cóctel peligroso, que podría ensangrentar la tierra, y llevarnos aún a escenarios más calamitosos, de guerra fratricida.
Por eso debemos unir nuestra voz y exigir lo mismo que exige el EZLN: “Techo, tierra, trabajo, pan, salud, educación, independencia, democracia, libertad, justicia y paz.”
Y ajuste de cuentas y castigo a los saqueadores de Chiapas… “para devolver al pueblo lo robado”./Fredy López Arévalo