Resguarda el presidente al gobernador  

En el caos generado por la protesta ciudadana que clama ayuda metálica por las afectaciones de las lluvias recientes y el desagüe  de la presa Peñitas, se ha pasado por alto que el gobierno de la república ha salido a dar la cara para no cargarle toda la responsabilidad al estado.  

Hace una semana que pasó por Villahermosa, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el gestor de la ayuda para los damnificados por el temporal sería Javier May Rodríguez, secretario del Bienestar.  

De esa manera se resguardó al gobernador Adán Augusto López Hernández, aunque trabaja en coordinación con la federación para desactivar las protestas que ya pasan de las 72 horas.  

En los últimos días, los medios de comunicación le han dado espacio a voces airadas que exigen al gobierno de López Obrador ser incluidos en el censo que levanta personal al mando de Javier May.  

Como dato curioso: los reclamos se están centrando en el ex presidente municipal de Comalcalco, e incluso conductores de informativos electrónicos dirigen sus dardos al funcionario federal.  

Algunas analistas consideraron en un principio que AMLO facultó a May para atender a sus paisanos con la intención de hacerlo crecer de cara a las elecciones para gobernador de 2024.  

Nadie, empero, ha reparado que con esa acción el de Macuspana puso al salvo al mandatario estatal, pues cuando dijo que el titular de la Secretaría del Bienestar se haría cargo de la atención a los damnificados, trasladó el problema de Villahermosa a Palacio Nacional.  

No es cosa menor hacerle frente a cientos de ciudadanos ávidos de plata, que están cayendo en acciones oscuras con tal de hacerse de un dinero extra.  

El tema, que deberían explicarlo especialistas en el comportamiento humano como sociólogos y psicólogos, puede salirse de control: así como hay pobladores dispuestos a estrangular vialidades, también hay personas molestas con ellos por verse afectados con los cierres carreteros.  

Reportes de la dependencia a cargo de May indican que hay tabasqueños que quieren cobrar dos veces los apoyos, lo que indica el grado de abuso en que se está incurriendo.  

Una respuesta a botepronto sería cargarle la responsabilidad intelectual de los bloqueos a la oposición, pero hasta donde se ha podido establecer, los organizadores son en su mayoría militantes del PRD con experiencia en este tipo de movilizaciones.  

A los priístas se les excluye porque apenas el sexenio pasado se estrenaron como adversarios del gobierno, y sus dirigentes medios solo conocen la operación política a través de la plata que llegaba del erario.  

En espera de que los negociadores del gobierno logren desactivar la movilización, al menos queda claro que López Obrador sacó del rejuego a Adán Augusto, a quien, sin embargo, le corresponde la tarea de quitar a las personas que tienen sitiados puntos neurálgicos de la capital tabasqueña.  

ESTRICTAMENTE PERSONAL…  

Los colegas Daniel Castro Jiménez y Miguel Ángel Buitrón recibieron ayer reconocimientos por 40 y 30 años en el oficio, respectivamente, por parte del “Club Primera Plana”. Daniel empezó como fotógrafo de prensa, después pasó a ser reportero y hoy escribe una columna política, espacio que se considera el punto más alto en la carrera del periodista. Miguel Ángel, a su vez, es pionero de los noticieros de televisión y ha destacado como conductor de los programas más vistos del estado. Merecido galardón a los colegas.