PRI: ¿Un criador de borregos?

Con el acuerdo del Consejo Político Estatal de realizar la elección del nuevo dirigente mediante el método de convención de delegados, el PRI logró sortear la amenaza del conflicto interno al evitar una consulta directa a las bases que en Tabasco nunca le ha funcionado.

En la sesión extraordinaria del martes, el máximo órgano de dirección del Revolucionario Institucional dio un primer paso para la renovación del comité directivo que conduce en forma interina Pedro Gutiérrez Gutiérrez.

En forma paralela a esa decisión, se echó a andar una campaña para «posicionar» a Dagoberto Lara Sedas, a quien muchos dan como «el bueno» para sustituir al actual presidente.

Esa «promoción», sin embargo, provocó una fuerte inconformidad en el priísmo por considerar que el productor de borregos es «el candidato de la línea».

Peor aún, se reforzó la especie de que Dagoberto llegaría gracias al patrocinio de la excandidata a la gubernatura, Georgina Trujillo Zentella, y de la diputada federal Soraya Pérez Mungía.

«Si imponen a Dago va a regresar el mismo grupo que perdió el 1 de julio (de 2018)», dijo un importante miembro del CDE que también aspira a dirigir al partido, esbozando un gesto de molestia, mientras se acomodaba su pesado reloj de oro.

Lara Sedas no le ven estatura política para encabezar un partido que sirva de contrapeso a la llamada ‘Cuarta transformación’, pues arrastra el estigma de haber sido derrotado en la mayoría de las elecciones en que ha participado.

Un priísta con mucha experiencia considera que Lara «carece de personalidad», ya que su carrera ha sido en el ámbito municipal, por lo que sería «un flan» para el régimen morenista.

De confirmarse la versión de que el de Huimanguillo tiene la «bendición» del dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, se echaría a la basura el trabajo opositor realizado en estos meses por el actual comité directivo.

Pese al tercer lugar obtenido en las elecciones del año pasado, el tricolor se ha convertido en el único instituto político choco que ha servido de dique de contención a Morena.

La reunión que tuvoel 4 de septiembre en Palacio de Gobierno con el mandatario Adán Augusto López Hernández, ha dado pie para que un sector del priísmo mire a Gina Trujillo como un cuadro dócil ante la 4T, habida cuenta de que no se le ha visto hacer declaraciones en contra del régimen, a diferencia de otros priístas, como el exgobernador Manuel Andrade Díaz, que no han cejado en su intento de poner en evidencia al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los priístas que se oponen a Dagoberto consideran que la excandidata va a influir en él para que encabece una dirigencia sumisa con el gobierno.

La supuesta subordinación de Trujillo con el régimen, si bien se tata de una versión que no ha sido confirmada y que este reportero no cree, se ha convertido en un lastre para la presunta llegada al edificio de la avenida 16 del Septiembre del también secretario de Organización del CDE.

Mientras se dan los últimos jaloneos entre los grupos, Lara Sedas aprovecha para incrementar su promoción en redes sociales.

Las corrientes que han comenzado a cerrarle el paso han unificado el criterio de que la dirigencia interina capitaneada por Gutiérrez está desempeñando un confiable papel opositor, el cual se cortaría de tajo si se nombrase al priísta de Huimanguillo que tiene el récord municipal de haber sido derrotado en los comicios en que ha participado.