Tabasco: ¿Por qué?  

En los últimos días se está tratando de explicar las causas por las que Tabasco es la entidad más afectada del país por la pandemia, solo por debajo de la capital mexicana. Las opiniones se dividen entre los que le imputan la responsabilidad por omisión al gobierno y los que señalan a los ciudadanos por no cuidarse.  

Pero la ciencia parece tener una respuesta del porqué la incidencia de coronavirus es alta en la tierra del presidente Andrés Manuel López Obrador.  

Fidel Ulín Montejo, director general de ‘Datametrika Consultoría’ e investigador de la División Académica de Ciencias Básicas (DACB) de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), asegura que, sin soslayar que las autoridades estatales pudieran tener fallas, debe destacarse que el estado que ocupa el segundo lugar nacional en pruebas por cada 100 mil habitantes.  

“Y es obvio que a más pruebas más detecciones de casos”, señala.  

En Chiapas, que en la entrega anterior se dijo en este espacio que tenía menor incidencia en comparación con el Edén, se hacen muy pocos test y por eso se reportan menos contagios.  

El científico hizo llegar a esta columna cifras del ‘Tablero Analítico de Seguimiento de Casos Documentados de SARS-CoV-2 en México’, que establecen que Tabasco está aplicando las recomendaciones de la OMS en el sentido de aplicar pruebas para identificar a portadores.  

Así, de las 19 entidades que superan la media nacional en el índice de positividad al coronavirus, que es del 47 por ciento de quienes son estudiados como casos sospechosos y que resultan confirmados, Chiapas se encuentra en segundo lugar con 68.2 por ciento, superado por Oaxaca con 69.3 por ciento.  

En esos estados cerca de siete de cada 10 estudiados dan positivo. En ese ranking no se ubica Tabasco.  

Los datos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) indican que la mayor letalidad, cuya escala nacional se mantiene en 11.3 por ciento, la concentran los estados de Morelos y Baja California, con 21.1 y 19.8 por ciento, respectivamente; le sigue Chihuahua con 17.4, Sinaloa con16.5, y Chiapas con 16.3 por ciento.  

En esa lista tampoco se encuentra el Edén.  

La tasa de exámenes es de 708 por cada 100 mil habitantes con un índice de positividad del 47 por ciento. Por arriba de esta media nacional se encuentran Quintana Roo (61.4), Guerrero (61.3), Sinaloa (59.5), Hidalgo (57.4), Campeche (56.6), Tabasco (54), Nayarit (53.3), Colima (51.4), Morelos (51.1), Puebla (50.8), Querétaro (49.8), Chihuahua (49.3), estado de México (48.9) y Yucatán (48.5).  

En lo que respecta al número de pruebas aplicadas por cada 100 mil habitantes, las entidades que están por arriba del promedio del país son la Ciudad de México con mil 932 exámenes por cada 100 mil habitantes, le sigue Tabasco con mil 451, Baja California Sur con mil 199, Tamaulipas con mil 45, Coahuila con mil 40, Sonora con 914, Tlaxcala con 869, Nuevo León con 839, Aguascalientes con 790, Yucatán con 788, San Luis Potosí con 784, Campeche con 764 y Guanajuato con 759.  

El antecedente de que el territorio choco ocupa el segundo lugar nacional en la realización de exámenes para detectar coronavirus podría explicar que se reporten más pacientes en relación con otros estados que no tienen presupuestado ese procedimiento recomendado por la OMS, como en el caso de Chiapas, que en apariencia se encuentra en mejor posición que Tabasco, al punto de que está en semáforo rojo y se prevé que la próxima semana pase a amarillo.