TECOMÁN, Col., 7 de abril de 2021.- Un grave problema de violación al Estado de Derecho por violación flagrante de los Derechos Humanos de las personas por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, es el que cometen los elementos del 88 Batallón de Infantería en el retén militar conocido como el de Cerro de Ortega en los límites de Colima y Michoacán.

Se denunció que en este puesto militar, los soldados por órdenes de sus mandos castrenses, entre otros, violan flagrantemente el Derecho a la Libertad de Tránsito, en una acción que llegó al límite de lo intolerable en la pasada Semana Santa, donde decenas y quizás centenas de autobuses de turismo procedentes de la costa michoacana, fueron detenidos para que sus ocupantes sin importar sean hombres o mujeres fueran revisados en sus personas y equipajes como si fuera una aduana de entrada a territorio colimense.

La demanda de los afectados entre los que además de los transportistas también se cuentan los cientos de jornaleros del campo del Cerro de Ortega que a diario van a trabajar a las huertas de plátano de Coahuayana, Michoacán, y a su regreso también son bajados para ser revisados, es al Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas de México, al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; al Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, para que ordenen al Comandante de la 20ª Zona Militar, Erwin Rodolfo Solórzano Barragán, y al Comandante del 88 Batallón de Infantería, para que respeten el Estado de Derecho que da garantía jurídica a los ciudadanos mexicanos en todo el territorio mexicano, donde la Sedena debe ser ejemplo de legalidad y respeto a las leyes.