SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 7 de abril 2021.- El sector transportista ha perdido a un 35% de choferes ante el creciente temor de ser asaltados, sufrir secuestros o agresiones de grupos delictivos en carreteras del país, donde San Luis Potosí se ubica en un sitio de riesgo por la alta incidencia criminal en el tramo de la 57.

Los robos en carreteras y autopistas del país aumentaron en la última década un 130 por ciento, pasando de cuatro mil 959 ilícitos en 2010, a 11 mil 451 en 2020; por ello el Senado de la República pidió a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) reforzar la vigilancia, estableciendo una estrategia integral con las 32 entidades.

El Vicepresidente Nacional de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas A.C. (AMOTAC), David García Álvarez, explicó que la mayoría de los transportistas al ver la situación y bajo las condiciones que trabajan prefieren retirarse del oficio y dictarse a otra cosa, aseguró que las líneas de transporte están viviendo una crisis que se complicó con la pandemia y la inseguridad.

«No podemos pagarles los riesgos de su trabajo, mucha gente ya no quiere trabajar, el ser conductor de camión es de los trabajos más sacrificados y es uno de los más golpeados, porque también nos pasa que cuando llegamos a una ciudad los policías notan que no somos de ahí y nos piden personas para descargar y para todo es dinero, es un secreto a voces pero desgraciadamente nos ven con signos de pesos».

David García, señaló que la zona más golpeada por la inseguridad hacia los transportistas en el país es el centro, aunque se ha complicado en Estados como Tabasco y Campeche.

Atribuyo que la delincuencia se presente más en los estados del centro debido a las zonas industriales, como es el caso de San Luis Potosí donde además tiene la complejidad de ser vecino de Guanajuato, que es el punto más inseguro para los transportistas.

El líder del gremio transportista, informó que las mercancías más robadas son los abarrotes, ya que después se venden en tianguis en los estados del centro del país, mientras que las autopartes también se utilizan para su venta en el mercado negro, reveló que en promedio se roban 20 camiones al día, como ejemplo mencionó que de 100 camiones que desaparecen, recuperan 40, el resto son modificados para darles uso con fines delictivos, en pérdidas señaló que llegan a alcanzar los 4 millones de pesos.