SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 13 de febrero de 2020.- Joaquín Sabina salió avante de la cirugía a la que fue sometido por «un pequeño derrame» en la cabeza, esto tras la caída de anoche en su concierto de Madrid, según han confirmado a Europa Press la oficina del cantante y difundido la noticia. En declaraciones a Europa Press, afirman que tras la caída sufrida en la noche de este miércoles en el WiZink Center de Madrid, Joaquín Sabina ha sido operado de un «pequeño derrame en la cabeza», añadiendo que en cualquier caso se encuentra «bien». «Ha terminado ya la operación y en un rato sacará un parte médico la clínica para todos los medios» al tiempo que han querido «tranquilizar a todo el mundo porque está bien». «Un par de días en observación porque está perfecto», ha precisado, para añadir que estará «48 horas en observación». El cantante, que se encuentra hospitalizado en la clínica Ruber Internacional de Madrid, ingresó anoche en el centro hospitalario tras caerse súbitamente mientras daba un concierto en el WiZink Center, al ser deslumbrado por un foco y no ver el suelo bajo sus pies. Sabina que celebraba además su cumpleaños 71, cayó a plomo desde el escenario situado a una altura de unos dos metros, por lo que tuvo que ser tratado por el equipo médico en el mismo foso antes de ser evacuado en camilla. A los pocos minutos, entre una gran incertidumbre, reaparecía en escena sentado en una silla con ruedas empujada por el propio Serrat, para explicar que se encontraba bien pero “muy adolorido” por un golpe en el hombro izquierdo, por lo que se marchaba al hospital y se cancelaba el concierto –aplazado al 22 de mayo-. En algunos videos compartidos por los asistentes se aprecia el susto del momento, pues Sabina pensaba que aún tenía suelo bajo sus pies y por eso dio el paso fatal que le hizo caer desde el escenario y suscitarse terrible accidente.