SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 10 de junio de 2019.- Integrantes de la organización nacional Mamá Cultiva A.C. -que impulsa el autocultivo de marihuana medicinal para niños- denunciaron que en la zona huasteca potosina se está comerciando un falso aceite de cannabis bajo la denominación Tetra Hydro Kush Drops, mismo que no contiene cannabidiol por la simple razón de que es una sustancia prohibida en México.

De acuerdo con la publicidad en cadenas farmacéuticas y vía pública, se trata de un producto de efecto intenso que reduce el dolor en casos de enfermedades graves como cáncer, Alzheimer, Parkinson, epilepsia y diabetes; también lo publicitan como auxiliar para insomnio, depresión, ansiedad y estrés.

Respecto a esta modalidad de fraude, Damara Betzahé Pérez Castro, representante de Mamá Cultiva en San Luis Potosí, explicó que no existe en todo el país un solo producto legal con esas propiedades y las únicas marcas legalizadas en Latinoamérica son importadas desde Estados Unidos, se trata del RHSO que vende la fundación Grace y el CW, a cargo de Stanley Brothers.

“Están vendiendo aceite pirata, te lo manejan como cannabidiol importado de Estados Unidos cuando te está diciendo que son plantas de cáñamo pasadas por aceite de olivo, de ahí no pueden sacar aceite porque no dan flores, son de semillas prensadas y el que venden el Charlotte Web son especies de plantas altas en Tetra Hidro Cannabidiol pero no dejan de ser marihuana que tienen menos uno por ciento de THC”, explicó Damara, madre de un menor con epilepsia que ha pugnado durante años por un tratamiento legal en México.

De acuerdo con el señalamiento de este colectivo, es urgente que la Coordinación Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris) realice las acciones pertinentes para retirar de los establecimientos farmacéuticos estos productos, que sólo defraudan el bolsillo de quienes los adquieren y además exponen la salud de pacientes.

“Me da tanto coraje que haya gente de tan mal corazón que lucra con el dolor ajeno, eso no es aceite de cannabis, no es cannabidiol sino una estafa, por cosas como esta es que debemos valorar la importancia de una regulación”, concluyó.