SAN LUIS POTOSÍ, SLP., a 12 de abril de 2019.- De 2015 a la fecha, en San Luis Potosí se han presentado 84 casos de feminicidio, de acuerdo a información publicada en la página de Semáforo Delictivo y en 23, hay víctimas colaterales: los hijos de las víctimas.

La Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV) dijo al respecto que 60 menores quedaron en orfandad materna desde ese entonces. Muchos de los victimarios son los propios padres biológicos de los niños, que oscilan entre los 9 y 12 años de edad.

El titular de la CEEAV, Jorge Vega Arroyo, explicó que de los 23 casos de feminicidio, algunas mujeres tenían hasta tres hijos. “De las víctimas indirectas de casos de feminicidios a partir de 2015, tenemos un conteo de 60 pequeños, cuyos agresores o victimarios en estos crímenes de odio fueron las personas más cercanas a la víctima, este caso sus parejas o cónyuges”, explicó.

La dependencia, dijo, da seguimiento a estos casos de orfandad en trabajo conjunto con la Procuraduría de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (PPNNA). Los menores fueron acogidos por sus familiares, evitando en todos los casos ser canalizados a albergues.

“Algunos padres biológicos, han sido señalados como los autores de estos fatales hechos, por consecuencia, han sido presentados ante la justicia, y de allí el término de desamparo, sin embargo, no se toman en cuenta estas cifras de las víctimas colaterales a quienes se busca proteger sus derechos a la educación, alimentación, y se les entregan a las redes familiares para que apoyen con una custodia provisional de su propia familia”, abundó Jorge Vega.

El comisionado mencionó que efectúan un estudio previo del entorno familiar de los menores para que no haya repercusiones psicológicas y/o de violencia, o desentendimiento de las responsabilidades de sus consanguíneos.

“En caso de que la PPNNA observe alguna anomalía en el entorno familiar, determina si son canalizados a alguna institución o con otro familiar aprobado previamente”, explicó Vega.