CIUDAD DE MÉXICO, 14 de octubre de 2018.- Abusos, abandono y negligencia en contra de los adultos mayores les impiden el pleno ejercicio de sus derechos fundamentales, delitos que afectan sus vivencia.

Por ello, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) alertó sobre la recurrencia de delitos patrimoniales, violencia familiar y lesiones de que son víctimas las personas mayores, y urgió medidas legislativas de protección que equilibren la desventaja en que se les ha colocado por creencias y estereotipos que asocian la edad con un declive progresivo de las capacidades físicas y cognitivas.

Sostuvo que es importante que el Estado mexicano ratifique la Convención Interamericana sobre los Derechos de las Personas Mayores, para incorporarla al sistema jurídico interno y avanzar en el cumplimiento del artículo 1° constitucional sobre la obligación de promover, proteger y garantizar los derechos humanos y, en el caso específico de las personas mayores, establecer los mecanismos para su satisfacción, cumplimiento, restitución y acceso a una reparación del daño efectiva.

También exhortó a armonizar el marco jurídico en esta materia, desde el reconocimiento del derecho al trato preferente y el principio de no discriminación; garantizar el acceso a la justicia mediante la capacitación del personal de las procuradurías de justicia y fiscalías estatales; elaboración de protocolos de atención especializada; desarrollo de programas de sensibilización para servidores públicos, personal médico, cuidadores e integrantes de las familias, y fomentar una cultura de convivencia intergeneracional que implique la transferencia de conocimientos y experiencias de personas mayores a jóvenes.

Lo anterior fue señalado por el Primer Visitador General de la CNDH, Ismael Eslava Pérez, al participar en el Foro Personas mayores.

Hacia el reconocimiento, pleno goce y ejercicio de sus derechos humanos, organizado por el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, en el cual manifestó que ante la situación que enfrenta ese sector de la sociedad se requiere trabajar articuladamente para que los servicios paliativos y de cuidado a largo plazo sean tema primordial en la política nacional, debido a la prevalencia de enfermedades crónico degenerativas y a las condiciones externas que impiden que esa población acceda a ellos en condiciones igualitarias.

Al destacar, con base en datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO), que en México hasta el año pasado residían 12,973,411 personas de 60 años y más, de la cuales el 53.9% son mujeres, urgió a generar las condiciones para su mayor bienestar físico y mental, mediante la implementación y evaluación de medidas que incluyan la perspectiva de género y, en general, la prevención del abandono, maltrato y violencia en su contra, lo que requiere recursos suficientes y una metodología de trabajo entre las instancias de atención.