SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 17 de febrero de 2020.- El Centro Histórico de la capital potosina está en pésimas condiciones y enfrenta una problemática que las autoridades no han logrado resolver, a pesar que fue declarado en años recientes como zona de monumentos históricos y también se le otorgó la acreditación como Patrimonio Mundial Camino Real de Tierra Adentro por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Basta caminar por unas cuantas calles para encontrarse con desperfectos en la infraestructura como registros, alcantarillas y tomas de agua, así como baches, papeleras rotas o falta de ellas, banquetas con obstáculos, basura, fincas abandonadas -algunas a punto de derrumbarse-, densificación poblacional, falta de movilidad, inseguridad, malos olores, grafiti, deficiente alumbrado público, prostitución, drogadicción, ambulantaje, escasez de estacionamiento, entre otros conflictos.

Alrededor de las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) y de la Fiscalía General del Estado (FGE) está la zona de tolerancia, amén de casas y comercios abandonados que son guarida de delincuentes y están llenos de residuos sólidos, sin contar a los comerciantes ambulantes que obstruyen el paso de peatones.

A pesar que se conformó el Consejo del Centro Histórico, cuyo objetivo fundamental es conservar, ordenar, regular y fomentar el bienestar del área, sus resultados parecen muy alejados de lo deseable.

Durante la inspección ocular de Quadratín SLP, fueron vistas fincas abandonadas que además de representar un peligro porque algunas están por derrumbarse, sirven como guarida en donde se ocultan algunos delincuentes.

Construcciones declaradas como monumentos históricos están deterioradas  y no han sido rehabilitadas de acuerdo con el reglamento de  la Unidad de Gestión del Centro Histórico en su artículo 13, el cual señala: “Los propietarios de bienes inmuebles declarados monumentos históricos o artísticos, tienen la obligación de conservarlos, rehabilitarlos, mantenerlos y restaurarlos, para ello la Unidad de Gestión emitirá las recomendaciones en apego a los lineamientos que para este fin emita el INAH o la autoridad competente.

Para lo anterior, deberá considerarse el catálogo de bienes inmuebles, monumentos históricos o artísticos declarados patrimonio material”.

NAUSEABUNDO

Los malos olores es otro de los problemas que aquejan al Centro Histórico, por ejemplo, afuera del mercado Hidalgo hay drenajes que corren por el sitio, los cuales están sin tapar, lo mismo que algunas coladeras, por lo que comerciantes de la zona se quejaron por esta situación.

Don Carlos, que vende fruta, dijo que este problema se agudiza en época de calor  y ya lo han reportado, pero que no les hacen caso.

“Esto nos afecta, es un problema de salud y también nos quita a los clientes”, dijo el comerciante.

SEGURIDAD Y AMOR

La inseguridad es uno de los principales problemas, según el comerciante José Luis Lozano Andalón.

“Necesitamos que haya más vigilancia cotidianamente  para poder tener un centro seguro, a gusto, pues ha habido hasta algunos boquetazos a comercios, asaltos a transeúntes, asaltos en restaurantes, etcétera”.

Consideró que el presidente municipal Xavier Nava Palacios y el gobernador Juan Manuel Carreras López le pongan cariño al Centro Histórico y, “nos echen la mano con muchas cosas que padecemos”.

Lozano añadió que el grafitti afea el área, a pesar que las fachadas sean pintadas, por lo que pidió más coordinación entre las policías municipal y estatal para brindar una adecuada vigilancia.

Por su parte, Armando Reyes Sías, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), se quejó de la inseguridad que prevalece en la zona, lo cual afecta al sector comercial.

“Se han registrado cristalazos, asaltos, boquetazos y robos a clientes”, dijo, y resaltó que solo dos policías vigilan el pasaje Zaragoza, que es en donde se ubican estos comercios.

Para Beatriz Benavente Rodríguez, diputada  local que preside la Comisión de Seguridad Pública del Congreso del Estado, los delincuentes “están robando en la puerta de Gobierno, casi en la puerta del  Congreso, es una falta de acción.

¿En dónde está la autoridad?, se necesita reforzar la vigilancia”, manifestó.

URGE MANTENIMIENTO

El levantamiento del adoquín es otro de los problemas, junto con la presencia de baches  y el hundimiento de las alcantarillas.

Horacio Sánchez Unzueta, coordinador del Consejo del Centro Histórico de San Luis Potosí reconoció que urge darle mantenimiento a la zona y aseguró que va a solicitar a organismos como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) e Interapas, que solucionen el problema de registros y alcantarillas abiertas.

“Ahorita ya dimos un paso importante porque se estableció la Unidad de Gestión del Centro Histórico  por parte del Ayuntamiento, ese va a ser  el canal para estar vigilando todos esos problemas de mantenimiento.

“Yo estoy representando en ese consejo al Centro Histórico y entonces nos vamos a echar la mano  para ir atendiendo esos problemas porque se tiene toda la razón, podemos hacer muchas  obras y muy importantes pero si no se da ese mantenimiento, pues no sirve para nada”, dijo el funcionario.

SUEÑAN AL AMBULANTAJE 

Otro dificultad que debe enfrentarse y darle solución es el ambulantaje. De acuerdo con Pedro Torres, comerciante e integrante de la mesa directiva del mercado Hidalgo, las autoridades no lo combaten porque “tienen compromiso con ellos”.

Según dijo, en la alcaldía hay tolerancia con ciertos grupos que favorecieron a la actual administración con su voto, “por eso invaden el centro y no los pueden quitar, no pagan impuestos y ensucian las calles”.

Javier Muriel Pons, ex presidente de la organización Nuestro Centro consideró que el centro se encuentra sucio, la cantera está dañada y falta iluminación, por lo que se ofrece al turismo y a los ciudadanos una mala imagen de la zona.