MORELIA, Mich., 16 de octubre de 2020.-   Alrededor del 30 por ciento de los talleres artesanales en la zona lacustre de Michoacán ha cerrado de forma definitiva, a causa de las mínimas ventas logradas desde marzo de este año, aseveraron productores de artesanías de municipios como Salvador Escalante, Pátzcuaro y Uruapan. Detallaron que la pandemia de coronavirus (Covid 19) y la suspensión de actividades económicas y sociales no esenciales llevaron a ingresos nulos, primero, y, después, a ventas magras que no han sido suficientes para mantener la operatividad y la rentabilidad de sus talleres. La ausencia de turistas y paseantes, y la cancelación de tianguis, ferias, exposiciones y concursos artesanales han detonado una caída en la demanda de creaciones artesanales que, si bien se ha contenido “un poco” en las últimas semanas, aún no resulta en un impacto favorable para las familias que dependen de esta actividad. Los artesanos lamentaron que ello ha generado que una proporción no especificada de creadores deba buscar medios alternativos de ingresos, además de requerir apoyos gubernamentales, los que no se han concretado al momento. Aseveraron que diversas peticiones se han presentado al gobierno, en sus diferentes órdenes, para que destine recursos a la reactivación económica del sector artesanal y reanude los concursos artesanales, solicitudes que permanecen sin respuesta. Lamentaron que, pese a que las artesanías michoacanas son reconocidas en diferentes latitudes del orbe y constituyen un motivo de orgullo para la entidad, los productores enfrentan condiciones de precariedad que les dificultan la adquisición de materias primas e, inclusive, la manutención de sus familias. Asimismo, mencionaron la incertidumbre que atraviesa el gremio artesanal, por la falta de respuesta de las autoridades ante sus peticiones de apoyo y reanudación de los concursos artesanales: “Cuando un artesano gana un concurso, todos se quieren tomar la foto con él, pero no hay respuesta cuando pedimos ayuda”