CIUDAD DE MÉXICO, 5 de agosto de 2019.- El ataque de odio ocurrido el sábado pasado en Texas en el que perdieron la vida 22 personas, entre ellas 8 mexicanos, tocó la fibra de hermandad que exista entre México y Estados Unidos, lamentó John Creamer, encargado de Negocios en la Embajada de Estados Unidos en el país.

“Los asesinatos ocurridos este sábado en El Paso, Texas, pusieron a prueba la resiliencia en nuestras comunidades. Somos amigos, vecinos y también en muchas ocasiones familia. Al tener un panorama más claro sobre los lamentables hechos en El Paso, reiteramos nuestro profundo pésame a las víctimas y sus familias.

Los crímenes de odio no tienen lugar en una democracia. “Este crimen de odio me conmociona particularmente porque tocó la fibra de nuestra hermandad.

Ciudad Juárez y El Paso son prácticamente ciudades hermanas donde nuestros ciudadanos conviven pacíficamente todos los días.

Cuando escuché esto no pude evitar pensar en nuestros colegas del Consulado y en todas las personas afectadas por esta tragedia», sostuvo en funcionario estadounidense.

“Lo más difícil de mi trabajo son momentos como este, en los que el dolor no reconoce nacionalidades y a la violencia no se le encuentra sentido. En la Embajada y todos los Consulados, la bandera izará a media asta en solidaridad.

No podemos cambiar lo ocurrido, pero buscaremos justicia para las víctimas por todas las vías legales disponibles. c

on la llegada del próximo Embajador Christopher Landau, se continuará fortaleciendo el vínculo entre ambos países”, agregó.