Núñez en 2015 y Adán en 2021, la clave   

Para determinar cómo se encuentran el partido en el gobierno y la oposición de cara a las elecciones del 6 de junio, se impone revisar la jornada intermedia del sexenio anterior, cuando también la agenda estatal la acaparó la contienda por la presidencia municipal de Centro.    

Aunque hay muchas similitudes entre aquel y este proceso, quizá la diferencia sea que la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus convierte en atípico al actual.   

1) En 2015 había transcurrido la primera mitad de la gestión del perredista Arturo Núñez Jiménez, por lo cual los tabasqueños evaluarían al primer gobierno de “izquierda” o, para ser más precisos, de uno surgido de un régimen distinto al PRI.   

Por la oposición el candidato más fuerte era el priista Evaristo Hernández Cruz, quien también ya había sido alcalde capitalino.   

Encuestas de aquella época lo ponían arriba ante el rechazo a la gestión perredista de Núñez.    

La prueba de que el Revolucionario Institucional tenía esperanzas de recuperar el ayuntamiento de Villahermosa se dio durante el cierre de campaña de Evaristo: el entonces dirigente nacional, César Camacho Quiroz, le reveló al candidato que el CEN acababa de hacer un levantamiento que le daba nueve puntos de ventaja sobre el perredista Gerardo Gaudiano Rovirosa.   

Sin embargo, una semana antes de las votaciones, el PRI estatal había dejado de recibir los recursos acordados con la directiva nacional, por lo que no pudo movilizarse el día D.   

Pero si el ahorcamiento financiero del tricolor hubiera sido poco, el domingo de las elecciones ocurrieron eventos que marcaron el resultado: camiones de volteo vaciaron cerros de arena para bloquear casillas tradicionalmente ganadas por el PRI, y en secciones electorales donde nunca perdía el viejo partido, patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) hostigaron en las filas a los tabasqueños que desde temprano querían depositar su voto.   

¿El resultado? Evaristo logró el 24.8 por ciento de los votos, mientras Gaudiano se alzó con 30.5 por ciento.   

El rechazo colosal que ya tenían Núñez y su esposa Martha Lilia Aguilera López no alcanzó para llevar a la Plaza de la Revolución al abanderado que estaba nueve puntos arriba.   

2) Este año el PRI postula otra vez por la silla de la capital a un exalcalde, pero también exgobernador.   

Y, de nueva cuenta, los tabasqueños van a calificar a la primera administración de la llamada ‘Cuarta transformación’.   

El gobierno de Adán Augusto López Hernández es el primero en surgir de la 4T, lo cual lo iguala con el del perredista Núñez frente al hecho de que a ambos los ha respaldado, en su momento, el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador.    

Vaya, en 2015 que el PRD ganó la alcaldía, este partido contaba con AMLO como figura principal, al igual que sucede ahora en Morena, aunque esta vez con mayor fuerza porque el tabasqueño es la imagen del gobierno de la república.   

Hay tres puntos clave para entender el resultado que podría darse en los comicios a realizarse dentro de un mes y tres días:   

¿En 2015 Evaristo tenía mayor imagen negativa que la de Granier en 2021?   

¿Núñez era más rechazado a mitad de su gestión que Adán Augusto en estos momentos?   

¿El gobierno de Núñez había hecho más obras a mitad de su gestión que el de López Hernández?   

ESTRICTAMENTE PERSONAL…   

FALLECIÓ EL FIN de semana en Cárdenas el periodista Raúl Torres López, primo de los colegas René Alberto López Francisco Javier Olán López. Descanse en paz.